Desde lejos no se ve

Siempre decimos “en enero está todo parado”. Esa frase tan propia de las grandes ciudades no es la misma visión que se tiene en distintos lugares del país, donde se trabaja la temporada turística de verano, o está a pleno la producción en varios sectores. Dos “mundos” que conviven, pero solo uno se muestra.

Por María Elina Serrano

En enero parece siempre que no pasa nada. Salvo algún romance o escándalo en los programas de chimentos, las tendencias de moda en la costa, los precios de opciones turísticas y los episodios cotidianos de inseguridad. Estos siempre fueron los temas del verano en los medios.

Pero este año la agenda periodística está impregnada por el coronavirus. La llegada y aplicación de las vacunas, el relajamiento después de las Fiestas, las restricciones que se aplican (o no) son los temas derivados del virus SARS COV 2 que originó la terrible enfermedad que conocemos como COVID 19.
Sin embargo, muchas otras cosas están pasando: son los temas de los que hablaremos en 2021.

El impacto del aislamiento

Cerramos el 2020 con una sensación de triunfalismo generalizado, visualizando muy poco la cantidad de familias que perdieron sus seres queridos. El tradicional saludo formal de Felices Fiestas sonó esta vez, más hueco que nunca. Es que aislados en nuestra propia realidad, nos chocamos entre quienes necesitamos vacaciones y quienes necesitamos tiempo y paz interior para superar un año lleno de ausencias y dificultades.

Muchas personas han visto no solo disminuidos sus ingresos sino paralizada su actividad. Esperanzados por la vacunación, los vinculados al mundo del arte, exhibiciones, conciertos, exposiciones, eventos, están imaginando el regreso. Pero este mal sueño no ha terminado.

Mientras no haya recuperación económica plena y previsibilidad, seguirán agravándose los problemas de relación entre las personas: violencia doméstica, depresión, abuso de sustancias, inestabilidad emocional y familiar. Lo dicen los especialistas en sus informes.

El reinicio de las clases presenciales abre una puerta de esperanza para muchos, es por eso que los docentes tendrán la oportunidad de vacunarse pronto, en el grupo de personal esencial.
Las horas de estudio on line han ayudado, pero los vínculos que se han desdibujado en 2020 demorarán en afianzarse. Será un enorme desafío para alumnos y docentes el regreso a las aulas.

Alfabetización digital

El 2020 fue el año del teletrabajo y la explosión del comercio electrónico. También crecieron los ciberataques, la piratería digital, los intentos de diversos tipos de engaño para conseguir acceder a cuentas personales, las invasiones a la privacidad.

Aprendimos a utilizar programas y aplicaciones intentando que nuestra vida fuera lo más normal posible. Nos dimos cuenta de la fragilidad de la conectividad, del impacto de los precios de los servicios en las familias.

Por ello, con la reglamentación del DNU 690/20, se establecen nuevos derechos ciudadanos a través de la Prestación Básica Universal y Obligatoria. La telefonía celular, la telefonía fija, Internet y la televisión paga estarán al alcance de todos, ya que constituyen servicios públicos esenciales en competencia.

Aún resta fortalecer la alfabetización digital, que sigue siendo una cuenta pendiente que se debe abordar lo antes posible.

El desarrollo será sustentable, o no será

Los temas ambientales serán cruciales, ya que están vinculados al desarrollo, y si la salida de la pandemia empuja al mundo a un desarrollo rápido, el ambiente corre un serio peligro.

A nivel mundial todas las expectativas están puestas después del 20 de enero, cuando con el comienzo de la “era Biden” se dará un giro importante en EEUU respecto al uso de las energías fósiles. La política ambiental de los demócratas promete mucho, para superar la negación de Trump respecto al Cambio Climático.

En Argentina, el presidente Alberto Fernández ha mejorado el compromiso nacional para disminuir la generación de gases efecto invernadero, y apoya al Gabinete Nacional de Cambio Climático.

Queda pendiente reforzar la presencia del Ministerio de Ambiente de la Nación en los territorios, en cuestiones como Educación Ambiental, Fiscalización, Gestión de Residuos, Ordenamiento Territorial y Manejo del Fuego, Ley de Bosques entre tantos temas que preocupan a un importante sector de la sociedad, especialmente a las nuevas generaciones.

Ejecutar el presupuesto asignado con la participación de las jurisdicciones y actores locales involucrados, es el rumbo elegido.

El teorema de Baglini

El 2021 es un año electoral, legislativo principalmente, aunque dos provincias eligen gobernador: Corrientes y Santiago del Estero. En ambas provincias las agendas serán otras, impulsadas por la necesidad de posicionamiento de los gobiernos actuales y los desafíos de la oposición.

En todas las provincias comienza a moverse el tablero político, se conversa en pequeños grupos, en sintonía con las restricciones de la pandemia, analizando alternativas, alianzas, agrupamientos, incluso nombres propios para ocupar las bancas.
La sociedad permanece indiferente al tema.

Se sabe que los oficialismos se verán altamente expuestos y la oposición siempre tendrá todas las libertades para criticar. Recordando el Teorema de Baglini (ex legislador nacional por la UCR recientemente fallecido) “el grado de responsabilidad de las propuestas de un partido político es directamente proporcional a sus posibilidades de acceder al poder”. En buen criollo: cuando hay muchas posibilidades de gobernar se promete poco, cuando hay pocas probabilidades, se promete mucho.

La elección de medio término siempre una especie de referéndum sobre el rumbo del estado. Ya sea del gobierno local, provincial, o nacional.
La gran pregunta siempre es: ¿cuánto consenso tendrán los gobernantes en la segunda mitad de su mandato?

Mujer, si puedes tú con Dios hablar

Evidenciados los problemas de la grieta verde-celeste, este año será clave para cerrar las heridas. De ambos lados se deberán dar pasos desde cero, sin revanchismos, con respeto a la legislación y a la decisión individual. Sororidad también es entender las creencias y valores de las demás mujeres, sin ofender ni juzgar.

Respecto a nosotras, tenemos en claro los problemas, pero somos conscientes de la lentitud de las soluciones: el tema de la interrupción del embarazo no puede ocupar toda la agenda de género.

Las mujeres seguimos ganando menos y trabajando más, ocupamos menos posiciones directivas y somos más vulnerables a las presiones en el lugar de trabajo.

Hemos abierto espacios y generado actividad en la pandemia con nuestros saberes: surgieron nuevas cocineras, artesanas, costureras, viveristas, carpinteras. ¿Tendremos apoyo para nuestros emprendimientos, por ahora informales? ¿Veremos estos temas en la agenda política?

Mirando desde el centro

El año del Covid ha puesto en evidencia muchas cosas. Podemos vivir y crecer sin acudir necesariamente a las grandes ciudades: ese es otro aprendizaje derivado de la pandemia.

Queremos que esta vez sean ustedes quienes vengan a nuestras provincias y a nuestros pueblos.
Que nos observen, que compartan, que nos conozcan mejor. Que sepan que necesitamos, que soñamos. Que construyan la agenda post pandemia con nosotros.

Desde lejos, no se ve. Y si se ve, no se comprende en su totalidad.
Los estamos esperando.

Compartir