Anticipan récord de divisas del agro en 2021, aunque el ingreso fuerte empezará en abril

Se esperan u$s 26.500 millones, un 14% más en relación al año pasado y pese a la baja en la superficie sembrada de soja y maíz. En este escenario, el Gobierno nacional espera recaudar cerca de u$s 7.000 en derechos de exportación.

La próxima cosecha de soja y maíz generará divisas por u$s 26.500 millones, cifra que representa un incremento de 14% en relación al ciclo anterior, de acuerdo a una estimación elaborada por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Este aumento en el ingreso de dólares por parte del complejo agroexportador es una noticia importante para el Gobierno, que si bien no se encuentra en el pico de la tensión cambiaria, no logra consolidar un proceso de recuperación de divisas.

Si se mantienen estos valores en los cultivos de gruesa, se espera que lleguen a las arcas del Estado, en concepto de derechos de exportación cerca de u$s 7.000 millones, con un nivel de retenciones que a partir de enero del próximo año serán de 33% para el poroto de soja y de 30% para sus subproductos.

El dato a tener en cuenta es que ingreso fuerte de dólares empezará a fluir entre marzo y abril del próximo año, por lo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, deberá generar herramientas para el empalme con la cosecha gruesa y de esta manera sostener las reservas del Banco Central. En diciembre comenzarán las liquidaciones trigueras, en donde la Casa Rosada espera que se ubiquen sobre los u$s 3.000 millones, pero con las dudas que genera el clima, que ya asestó un duro golpe a las proyecciones de este cereal.

De acuerdo a la entidad bursátil rosarina, el valor bruto de la producción en los dos principales cultivos de gruesa ascenderá a u$s 24.326 millones, que representa un incremento de 43% en relación al ciclo 2019-20. Con los mejores valores para estos cultivos en los últimos seis años, el margen bruto adicional –si se mantiene el escenario actual de precios- será de u$s 7.835 millones.

Estas proyecciones se mantienen aún ante las estimaciones de cosecha de estos cultivos, que de acuerdo a la BCR será de 48 millones de toneladas en soja y 50 millones de toneladas en maíz, menores a la campaña anterior.

En un escenario de recortes en las estimaciones de cultivos a causa de la seca, la mejora en los precios de los comodities en Chicago permite sostener esta proyección, con una soja que cerró en u$s 433,9 la tonelada y un maíz que copia la tendencia alcista de la oleaginosa. La fuerte demanda de China y los pronósticos de falta de lluvias en Argentina y Brasil sostienen esta tendencia alcista en soja, en donde analistas del sector no descartan la posibilidad de llegar a los u$s 500 por tonelada.

La campaña de granos gruesos se encuentra en pleno desarrollo, con un avance de 30% en la siembra de soja, sobre una superficie proyectada de 17,2 millones de hectáreas y un 31% en maíz, sobre 6,3 millones de hectáreas, de acuerdo a la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Al analizar el panorama de cada cultivo, la producción bruta de maíz 2020-21 será de u$s 8.976 millones, un aumento de 46% con respecto al año anterior. En el caso de la soja, esté ítem generará u$s 15.350 millones, que significa una suba de 40% en relación al ciclo anterior y el mejor registro desde 2013.

Las cotizaciones de los futuros de soja en los mercados a término son otra variable que permite esbozar un escenario optimista, en relación a las cotizaciones de soja. Según Matba-Rofex, para la entrega en Mayo 21 los valores cerraron sobre los u$s 310 la tonelada, unos u$s 60 más en la comparación interanual.

De acuerdo a la entidad, octubre cerró el tercer mes consecutivo de contratos récord, con 6.74 millones de toneladas operadas y 7,5 millones de toneladas de interés abierto, que son los contratos que no fueron cancelados, pero permiten anticipar la evolución de las operaciones.

VIAbaenegocios.com
Compartir