Déficit fiscal de octubre fue el más bajo desde el inicio de la pandemia

El Ministerio de Economía informó este viernes que el déficit fiscal de octubre retrocedió a $81.627 millones debido al segundo incremento consecutivo de la recaudación tributaria real y por un menor gasto público. Buscan que el déficit llegue al 7% del PBI, menor al estimado en la Ley de Ampliación Presupuestaria 2020.

Ministerio de Hacienda.

Las señales de cierta ortodoxia que el Ministerio de Economía envía al establishment económico no cesan. Una mayor prudencia fiscal es el mensaje que desde el Palacio de Hacienda buscan que llegue a los agentes económicos y al mercado. Y, para eso, el equipo de Martín Guzmán muestra algunos números.

Uno es el que se conoció en la tarde de este viernes sobre el resultado fiscal primario de octubre, que desde los despachos oficiales destacan como “el déficit más bajo desde el inicio de la pandemia”. Y otro es el que la propia administración nacional desliza en diálogos off the récord: las proyecciones de rojo fiscal que se hicieron para este año -y que están incluidas en la Ley de Ampliación de Presupuesto 2020- pueden ser sobrecumplidas este año.

En octubre, según datos de Economía, el sector público nacional tuvo un resultado primario negativo de $81.627 millones, lo que significó un crecimiento de 54,8% interanual y representa un 0,3% del PBI. Los funcionarios aseguran que se trató del “más bajo desde el inicio de la pandemia” y que en esto contribuyó la reactivación de algunas actividades de la economía por la relajación de las medidas sanitarias. Pero si a esa marca se suman los intereses de la deuda (que se llevaron $31.069 millones en el mes), el resultado financiero asciende a -$112.696 millones.

Por el lado de los ingresos totales, en el décimo mes del año crecieron 28,1% y totalizaron $454.326 millones. Lo que mira la administración nacional es la recaudación tributaria: creció un 31% en el décimo mes del año, impulsada por cómo una mayor actividad impulsa el IVA (impositivo y aduanero), Ganancias, Créditos y Débitos, y Bienes Personales. “Creció por segundo mes consecutivo”, remarcan.

La lectura oficial es que la combinación de el crecimiento de la recaudación sumado a una “moderación” del gasto, permitirá “acompasar” la tendencia a la disminución del rojo fiscal. “La tendencia creciente de los recursos acompañada por una gestión que trata de moderar el crecimiento del gasto es sumamente importante para obtener un resultado no tan deficitario y así descomprimir el financiamiento del Tesoro vía asistencia monetaria”, deslizaron desde Economía a Ámbito minutos antes de que se conociera el resultado fiscal de octubre.

La señal hacia adelante, como ya había adelantado Ámbito a comienzos de noviembre, es buscar mejorar la marca de las estimaciones que se habían incluido en la Ley de Ampliación de Presupuesto para 2020. Los funcionarios de Guzmán estimaron que podría alcanzarse un resultado negativo en torno de los 7 puntos del PBI, por lo menos un punto por debajo de la estimación previa. “Una meta asequible sería llegar a un 7% del PBI”, dijo uno de los economistas de Guzmán, y justificó que el cumplimiento del objetivo se debe a la tendencia que se consolidó en los últimos meses.

El resultado fiscal de octubre

El déficit fiscal primario fue de $81.627 millones en octubre, el nivel más bajo desde que irrumpió la pandemia de Covid-19. Esto ocurrió porque el gasto público exhibió el crecimiento interanual más bajo desde marzo y porque la recaudación tributaria presentó su segundo incremento consecutivo, en términos reales.

En efecto, los ingresos tributarios, el principal componente de los ingresos totales, subieron 38,1% interanual, nuevamente por encima de la inflación de los últimos 12 meses. Dentro de los tributos con mayor impulso se destacaron el Impuesto a las Ganancias y Bienes Personales, con subas nominales del 99,4% y del 591,2%, respectivamente. Por dichos impuestos, el Estado obtuvo $36.412 millones más, en comparación con octubre de 2019.

Mientras tanto, la evolución del IVA, un importante indicador de la actividad económica, volvió a ubicarse en terreno negativo en términos reales, aunque mostró el el quinto mes consecutivo de aceleración en la tasa de crecimiento interanual.

A pesar de la mejora en la recaudación por impuestos, los ingresos totales cortaron una racha de cinco ascensos consecutivos ya que subieron apenas un 28,1% interanual, cuando en septiembre habían crecido un 34,3%.

En cuanto a las erogaciones del SPN, el gasto primario ascendió a $535.953 millones, lo cual significó un crecimiento interanual del 54,8%, una cifra que resulta inferior a las que se venían observando desde que comenzó la pandemia (entre 56,9% y 96,8%).

El principal impulso lo dieron las transferencias corrientes, que exhibieron un incremento interanual de $114.502 millones, de los cuales el 80% fue percibido por el sector privado, de acuerdo a lo informado por Economía. El aumento respecto de octubre del año pasado fue del 116,9%, cuando en septiembre la variación interanual había sido del 188,3%.

Las erogaciones extraordinarias en concepto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) representaron el 26% de ese gasto adicional.

 

VIAambito.com
Compartir