Carlos Paz espera la temporada de verano con expectativas y opiniones dispares

Comenzó la cuenta regresiva en la ciudad de Carlos Paz y comerciantes y empresarios se muestran optimistas en torno a la reapertura de la actividad turística y el inicio de la temporada, aunque hay opiniones dispares. Muchos confían en que será un verano atípico, caracterizado por el turismo de cercanía y enmarcado dentro de la denominada nueva normalidad.

Lago San Roque en Carlos Paz.

Si bien las consultas y reservas van en aumento desde el anuncio que hicieron esta semana el gobernador Juan Schiaretti y el titular de la Agencia Córdoba Turismo, Esteban Avilés, lo cierto es que las expectativas se mezclan con la incertidumbre en una ciudad que viene largos meses de confinamiento y donde se vio debilitada fuertemente su principal industria.

EL DIARIO entrevistó a comerciantes, guías turísticos y empresarios para conocer su visión sobre la temporada que ya está a la vuelta de la esquina (el 4 de diciembre se habilita el ingreso del turismo regional).

El presidente de la Cámara de Turismo de Carlos Paz, Eduardo Giordano, explicó que, ”se está empezando a mover y la gente está reservando, a partir de la confirmación de la apertura turística. Hay algunas reservas que se hicieron con el plan preventa, pero no son muchas. Tenemos un 20% de reservas para diciembre y estamos esperanzados de que, a partir del 20 de diciembre, podamos comenzar a recibir a grupos estudiantiles. Todavía falta la confirmación para saber si se va a poder o no, pero obviamente esto tiene que empezar a moverse más. Falta trabajar sobre la oferta de entretenimiento, teatros y boliches, para conformar una oferta interesante”.

Asimismo, Leonardo González, titular de la Asociación Hotelera Gastronómica (ASHOGA) destacó la importancia de las medidas tomadas por la Provincia de Córdoba como las eximiciones del impuesto inmobiliario, automotor y otros servicios, y dijo que impactará positivamente en el sector. ”Estamos en condiciones de hacer una oferta turístico importante para el verano, tenemos fecha para la vuelta del turismo y hay que comenzar a vender la ciudad”, agregó.

Por otro lado, el hotelero Daniel Martínez (Hotel El Cóndor) aseguró que, ”las reservas están muy bajas, en las agencias con las que yo trabajo en Buenos Aires está todo muy trabado. En lo personal, no creo que la demanda sea mayor al 60%, ni que la gente se quede más de dos o tres días. Creo que muchos van a preferir las casas particulares y cabañas, dónde sienten que van a correr un menor riesgo que en un hotel”.

Franco Testa es prestador de turismo alternativo, se decida a llevar grupos a hacer trekking y aventura a Los Gigantes y sostuvo que, ”la temporada pinta bastante bien, hemos armado grupos de prestadores turísticos de diferentes áreas como cabalgata, turismo de montaña y demás, y tenemos buenas consultas. Creemos que se trabajará mucho con gente de la Provincia de Córdoba y hay buenas expectativas”.

”Yo tengo consultas de gente de otras provincias como Santa Fe y Buenos Aires que esperaban que se habilitara el turismo para visitarnos. Nos hemos capacitado en la prevención del COVID y hemos reducido la cantidad de los grupos de excursiones, pero como trabajamos al aire libre, tenemos una realidad distinta a otros rubros. La hemos pasado bastante mal durante este tiempo, porque hace meses que no hacemos excursiones”, indicó.

Lucas Gómez es encargado del bar ‘Rock Me Beer’ y aseguró que, ”hemos notado un incremento de gente desde el fin de semana pasado, eso es muy favorable en un año que ha sido muy difícil para nosotros. Ha comenzado a llegar gente de afuera, de otras ciudades del Valle de Punilla y otros puntos de la Provincia de Córdoba. El año pasado, para esta fecha, contábamos con cincuenta empleados pero ahora estamos trabajando con quince. Veremos qué sucede a partir de ahora”.

En tanto, Martín trabaja en una agencia de viajes de la ciudad y mostró una posición un tanto más escéptica con respecto a la temporada. ”Lamentablemente, creo que no será la temporada que todos esperábamos. Es cierto que es mejor que haya temporada a que no haya directamente, pero mucha no viajará a ningún lado y después de tantos meses de estar sin trabajar, no sé si podremos recuperarnos con un afluente turístico menor al esperado. Ojalá que me equivoque”, disparó.