Denuncian falta de infraestructura, insumos y recursos humanos en el hospital de Villa Ángela

El brote de casos de coronavirus que se dio en las últimas semanas en Villa Ángela dejó al descubierto las serias falencias que tiene el hospital local ante la alta demanda de la población. Médicos y enfermeros del nosocomio denunciaron en la mañana de este lunes falta de infraestructura, insumos y recursos humanos para atender tanto a las personas con COVID-19 positivo y como al resto de los pacientes.

Foto: ilustración

Un grupo de médicos y enfermeros se manifestó en la mañana de este lunes en el hospital de Villa Ángela para visualizar la delicada situación por la que atraviesan, en el marco de la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Los profesionales alertaron que dicho nosocomio no tiene la infraestructura, los insumos ni el personal para asistir a los pacientes de COVID-19 que se encuentren en estado grave y que tampoco tienen los recursos suficientes como para hacer la cantidad de traslados que se requieren a centros de mayor complejidad, como Resistencia o Sáenz Peña.

“Venimos teniendo serias dificultades en la labor cotidiana desde hace bastante tiempo, acentuada por el brote del coronavirus. Esto puso en evidencia las falencias y dificultades existentes”, dijo Mario Ojeda, médico del hospital.

En declaraciones a radio Manantial, el también exdirector del nosocomio reconoció que “actualmente, no tenemos capacidad operativa para atender a la gran demanda de pacientes que requieren de atención médica teniendo en cuenta que los sanatorios de la localidad no están recibiendo pacientes con sospechas de coronavirus o de casos confirmados, tanto en las áreas de internación como en atención ambulatoria”.

“Toda esa demanda de pacientes se ha volcado al hospital y actualmente tenemos faltante de camas”, dijo. “Si bien se ha dispuesto dos salas de internación para atención exclusiva de pacientes con coronavirus, dichas salas no reúnen las condiciones adecuadas para este tipo de atención”, añadió.

“Hay pacientes en condiciones críticas que requieren ser atendidos en unidad de terapia intensiva, los cuales no pueden acceder a las mismas debido a que el sistema sanitario provincial está colapsado, tanto público como privado”, remarcó Ojeda.

“El corredor sanitario está colapsado y no tiene capacidad para atender a los pacientes críticos de la institución y por lo tanto debemos asumir ese rol. Nuestras salas no están en condiciones porque no son salas de terapia intensiva. Una de ellas fue adecuada en un policonsultorio donde funciona habitualmente el servicio de kinesiología por ende no cuenta con la infraestrucutra, equipamiento y recurso humano necesario”, dijo el médico.

Por otra parte, alertó que actualmente “estamos trabajando dos médicos en el área de Covid, con guardias pasivas de 24 horas en días alternados, lo que hace un total de más de 700 horas de guardia entre ambos médicos. Y cada sala tiene un solo personal de enfermería, entre ambas salas se suman 15 camas, lo que es un exceso de pacientes, todos con requerimiento de oxígeno.  Estas son salas solo para aislamiento pero no para pacientes críticos”, explicó.

Compartir