Una vez más la presencialidad (la única verdad) le ganó a la virtualidad

El colega Néstor Piccone, nos entregó su vivencia en las calles porteñas en la jornada histórica celebrada este sábado al cumplirse 75 años del nacimiento del peronismo. ''Quiero hacer un breve comentario y espero no ofender a nadie. Soy de los que desde hace más de un mes venía diciendo que había que salir a la calle''.

”Ni me anoté en la marcha virtual y menos cuando supe que se había contratado la plataforma de Google y Amazon (las dos primeras empresas del GAFA que completan Facebook y Apple)’.

Si hubo ataque cibernético o no, es lo de menos, no podemos confiar en una empresa que forma parte del enemigo real. Es fácil pelearse con Clarín, pero en la Argentina la única que se animó a hacerle un juicio a Google se llama Cristina Fernández de Kirchner (una vez más marcando línea). En síntesis hubo dos posiciones y una demostró ser mejor que la otra.

La calle tiene muchos recorridos positivos. Yo marché durante muchas horas. Evité asistir a una conferencia de prensa en el SMATA y elegí movilizarme en auto para ver como se organizaba (o no) la gente y qué sentía. Vi viejitos que apenas si podían caminar y agarrados a su andador levantaban ambas manos o ponían los dedos en V al paso de la caravana. Recibimos dos huevazos que nos tiraron de dos edificios.

Movilizar es el hecho comunicacional más importante y junto al voto es una de las dos herramientas más importantes que tiene el pueblo.

La columna en la que marché estaba conducida por pibes jóvenes del Sindicato de Canillitas. Nos cuidaban, pedían que nos pusiéramos los barbijos y que cerráramos las ventanillas de los autos. Tenían una avanzada de motoqueros que hasta respetaba el cupo femenino.

Recibimos muchas más adhesiones que rechazos. Lo más emocionante fue encontrarse con la mirada sobre los barbijos de quienes al no poder marchar desnudaban sus deseos de ser, de estar.

La Marcha virtual fracasó por varios motivos, entres otros la dependencia tecnológica. La propuesta de salir a la calle se impuso por la alegría de la gente y, si se habló de Perón, el peronismo, el 17 de octubre fue porque se ganó el espacio público.

Abrazo respetuoso a quienes apoyaron la otra idea, pero ante las dos opciones hubo una que se impuso y fue de un gran apoyo al gobierno y a la gente. En síntesis hubo dos posiciones y una demostró ser mejor que la otra. Hubo una discusión política, una la encabezó Héctor Daer y la otra Hugo Moyano del Frentes Sindical por el Modelo Nacional.

Ya pasaron más de 20 horas del 17 de octubre y hasta TN sigue cubriendo la marcha, nadie los agrede. Pero los militantes motorizados le reconocen a los movileros de C5N su solidaridad por la violencia que recibieron durante los banderazos.

Y una más, llegando a Plaza de mayo bajo la lluvia, un grupo que no pude identificar si era de UPCN o del PJ repartía choripanes y ese acto solidario fue tan inmenso que me permitió gritar el canto de guerra más escuchado en este 17 de octubre 2020: ¡Viva Perón carajo!”.

Compartir