Incidentes en Miraflores: aborígenes no quieren que bajen luz a criollos, y detrás habría un problema de tierras

Jorge Frank, intendente de la localidad de Miraflores, explicó en CIUDAD TV que los hechos de violencia ocurridos este viernes en la Municipalidad, por enfrentamientos entre aborígenes y la Policía, supuestamente ocurrieron porque se iba a conectar a la red energética a familias criollas, pero que en realidad hay una discusión por tierras y una declamada Reserva que “no existe”.

Luego de los disturbios en la Municipalidad de Miraflores, que culminaron con un policía y un periodista heridos, donde un grupo de aborígenes incendió neumáticos e intentó ingresar por la fuerza al edificio comunal lo que derivó en un procedimiento de disuasión policial, el jefe comunal aclaró que “en 10 meses de gestión nunca pensé encontrarme con un evento de esta naturaleza. Es algo que se originó ayer jueves, en Paraje Techat, a unos 8 ó 10 kilómetros de la localidad, porque la gente de la Dirección de Energía estaba llevando a cabo un trabajo de conexión eléctrica, un proyecto del año 2017, conectando a la red a familias de criollos”.

Explicó luego que “cuando los operarios se disponían a bajar postes, para poder luego hacer el cableado hasta las casas de familias criollas, algunas de las cuales hace 44 años que viven en el lugar, originarios impidieron el trabajo. Nosotros pasábamos por el lugar y nos encontramos con la manifestación. Paramos a hablar con ellos y estaban muy alterados, diciendo que nosotros los discriminamos, que a la gente criolla no le van a bajar la luz porque no participaron de los piquetes aquella vez que se movilizaron”.

El intendente Frank continuó relatando que “luego nos increparon a nosotros y hacia donde íbamos. Les explicamos que íbamos a ver el trazado del Acueducto y nos dijeron que iban a venir a la Municipalidad. Yo tenía turno en el médico esta mañana y después zoom con el gobernador y el Rotary para la firma de convenio para la construcción de una Escuela Especial aquí. Cuando me desocupé vine hasta la Municipalidad, porque no era un tema tan grave, pero había 3 ó 4 personas referentes de la comunidad, y estaba la Policía y entraron más de 20 aborígenes”.

Añadió inmediatamente que “me tocó estar una hora y media parado esperando que nos digan todo lo que se les ocurre, con agravios permanentes. En ese interín se produjo un altercado afuera. La comunidad aborigen organizó una pueblada y cuando se vieron cercados,- yo estuve permanentemente en mi despacho municipal-, se retiraron”.

En cuanto a las personas lesionadas, un policía y un periodista, Frank relató que “al periodista lo ví cerca de las 16, cuando salí a la vereda, le pedí disculpas pero afortunadamente no tenía lesiones. Al policía no, pero sí ví los rastros de sangre, cerca del despacho principal. Hubo lesiones. Los videos que circulan son elocuentes, la actuación de la fuerza policial fue notable. Este era un pequeño problema que no era necesario tratar de solucionarlo con semejante violencia”.

Precisamente, concluyó considerando que es un problema que se debe resolver en el marco del diálogo y que está dispuesto ir al lugar a conversar, y reconociendo que “hay un conflicto de tierras en el ejido urbano, porque siempre se hablaba de una Reserva que no existe”.

Compartir