“Hay una fuerte retracción en la atención de enfermedades habituales”, advierten desde Clínicas y Sanatorios

El titular de Clínicas y Sanatorios, Armando Frangioli, advirtió que si bien se mantiene el promedio de pacientes internados en el sector privado con coronavirus, disminuyó el de quienes cursan otras patologías. "Las personas no van a atenderse, no hacen sus controles", manifestó y planteó su preocupación en ese sentido.

El presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios, Armando Frangioli, dialogó este miércoles con CIUDAD TV, y se refirió a “un momento de transición” en el marco de la emergencia sanitaria que, para el médico, atravesó un primer momento de “conmoción” tanto para hospitales públicos como para clínicas privadas. “Ahora estamos en un nivel de transición, el hospital público ha aumentado su capacidad de atención el último mes, su capacidad de recepción y de atención con el nuevo hospital modular así que creo que la foto de la situación actual no es de tranquilidad pero es manejable”, dijo y mencionó un trabajo conjunto con la federación Médica del Chaco y el Colegio Médico Gremial.

En relación a los casos, habló de periodos de 16 internaciones diarias, promedio, en sanatorios de las tres entidades el sector privado, desde el inicio de la pandemia. Este martes, el registro fue de 30 pacientes internados, 24 en terapia intensiva en distintas etapas de gravedad; y seis en sala común. “Es una cifra manejable hasta ahora. La inquietud que tenemos es que hay una fuerte retracción de la patología o la atención de las enfermedades comunes. Las personas no van a atenderse, no hacen sus controles o lamentablemente optan por la atención domiciliaria. Pero esto empezó a crecer y puede ser preocupante porque aumentan los pacientes covid y las complicaciones de las enfermedades habituales a la internación sanatorial”.

Recordó que el pico de pacientes con covid-19 se dio a partir de los contagios producidos en el Instituto de Diálisis (Fresenius). “Este Instituto detectó tarde un contagio interno y son pacientes que habitualmente ingresan a las terapias, uno o dos días, y luego vuelven a su tratamiento de hemoterapia o nefrología. Tanto los trabajadores como los sanatorios terminaron contaminados por este episodio. Fue dramático, porque si algo tienen de distinto este virus con el resto de enfermedades es el alto grado de contagiosidad. Además, cuando llegó a Resistencia el primer contagio, en españa estaban recién empezando la cuarentena. Nuestra preparación era casi artesanal en ese momento”, admitió y señaló que la falta de insumos en el mercado también influyó en el cuidado y contagio.

Compartir