Detuvieron a un empleado judicial que se quedaba con vehículos secuestrados y luego los vendía con papeles “truchos”

Se trata de Sergio Javier Domínguez, empleado administrativo de la Mesa Única de Ingreso e Intervención Temprana. Se lo acusa de ir “a la pesca” de vehículos que fueron robados en otras jurisdicciones y que eran recuperados por la policía del Chaco. Mediante la falsificación de la firma de un fiscal, se quedaba con los bienes antes de que estos ingresen en el inventario de secuestros del Poder Judicial. Posteriormente, “truchaba” la patente y luego los vendía. También hay un mecánico detenido.

El Audi secuestrado el 19 de mayo fue la punta del ovillo que luego develó el entramado de venta de autos robados.

Una escandalosa historia propia de una serie de Netflix salió a la luz esta semana y tuvo como protagonista a un empleado del Poder Judicial del Chaco. Se trata de Sergio Javier Domínguez, administrativo de la Mesa Única de Ingreso e Intervención Temprana (MUIT).

Se lo acusa de ir “a la pesca” de vehículos que fueron robados en otras jurisdicciones y que eran recuperados por la policía del Chaco. Mediante la falsificación de la firma de un fiscal, se quedaba con los bienes antes de que estos ingresen en el inventario de secuestros del Poder Judicial. Posteriormente, “truchaba” la patente y luego los vendía. Por esta causa, también hay un mecánico detenido.

El comienzo

Esta trama delictiva comenzó a develarse el 19 de mayo pasado, cuando la policía del Chaco incautó un automóvil marca Audi, en avenida Mac Lean al 1200.

Los agentes, al verificar numeraciones del rodado, establecieron a través de la Dirección Nacional de Registro de la Propiedad del Automotor (DNRPA) que las placas colocadas no pertenecían a la numeración de motor y chasis.

En tanto que la numeración de chasis sí coincidía con un pedido de secuestro activo en una causa por robo a mano armada en la Provincia de Buenos Aires. La pareja que iba en el vehículo, sin embargo, aseguró que lo compraron de buena fe y se mostraron molestos y agresivos con el operativo policial. Finalmente, fueron demorados.

A partir de ahí, se comenzó a investigar qué ocurrió con este auto. Finalmente, se develó que el empleado judicial, Sergio Domínguez, era quien estaba detrás de esa maniobra que “blanqueaba” autos robados en otras provincias, recuperados en el Chaco, para luego venderlos con papeles adulterados.

¿Cómo lo hacía? Según explicaron fuentes de la investigación a CHACO DIA POR DIA, Domínguez tenía acceso a la clave de usuario y a la firma digital del fiscal de la MUIT, Danilo Perot, fallecido el 18 de noviembre de 2018.

Sergio Domínguez está detenido acusado por defraudación.

Con estas herramientas, podía saber si un vehículo que era secuestrado por la policía del Chaco fue robado en otra jurisdicción y si ya se le había pagado el seguro del robo al propietario, con lo que, se suponía, nadie iba a reclamar por el bien recuperado.

En ese caso, intervenía rápidamente en los secuestros que hacía la Policía antes de que los bienes ingresaran al circuito administrativo del Poder Judicial. Es decir: evitaba que formen parte del inventario del depósito judicial.

Además, con la firma digital de Perot, lograba generar “oficios adulterados” con el cual podía circular sin ser molestado por la policía. Además, para cerrar el combo delictivo, mandaba a fabricar patentes truchas.

Se cree que Domínguez aplicó este modus operandi con otros vehículos, entre otros, varias motos y una camioneta Amarok, que también fue recuperada esta semana. En el caso del Audi, también se sospecha que “el empleado infiel” utilizó el vehículo unos tres meses antes de venderlo. Luego lo vendió por un millón de pesos. En el caso de la Amarok, la comercializó a 800 mil pesos.

Actualmente hay dos personas detenidas: Domínguez y un mecánico de nombre Jorge Moreyra. El primero fue aprehendido en su domicilio en el barrio Nueva Esperanza de Fontana, y el segundo por calle Jujuy al 1000, en Resistencia. Hubo un tercer sospechado, que fue aprehendido, pero luego liberado al considerar que compró uno de los vehículos sin saber que provenía de un ilícito. Se sospecha que hay al menos otras dos personas involucradas.

Allanamientos

El martes se realizaron una serie de allanamientos, encabezados por los uniformados del Departamento de Investigaciones Complejas y el Cuerpo de Operaciones Especiales (COE) con la supervisión de la Dirección General de Investigaciones.

Según informó el portal Nova Chaco, el primero se realizó en un taller mecánico en Carlos Gardel 1.400 de Resistencia donde procedieron al secuestro de documentaciones varias, entre ellas oficios de entrega, fotocopias de DNI y constancias de Cuil.

Allí se procedió a la verificación de nueve motocicletas de diferentes marcas, modelos y cilindradas, las que fueron verificadas con el Padrón Unificado de Motovehículos. Al no registrarse novedades, el fiscal de la causa, Francisco De Obaldía Eyseric, dispuso que las motos queden a resguardo en el taller y bajo la responsabilidad de Manuel Domingo Moreyra de 65 años, padre del detenido Jorge Moreyra.

A este sujeto se le secuestró en su domicilio de calle Jujuy la suma de 25.560 pesos, un celular, una notebook, documentaciones varias entre las que también había oficios judiciales de entrega de vehículos en carácter de depositario judicial, todas motocicletas y en beneficio de Moreyra.

A Domínguez, en Fontana, se le secuestró soporte óptico, varios CD, un manual de un Audi, una CPU, una notebook, chapas de patentes de motos (Honda Biz y una Yamaha Fz) y ruedas de auxilio y llantas de aleación rodado 17.

“Firmeza”

El fiscal De Obaldía realizó una conferencia de prensa vía youtube el martes en donde brindó detalles del expediente. Dijo que Moreyra y Domínguez están imputados por una maniobra defraudatoria, en principio. “Ya veremos que otros elementos tenemos para darle mayor responsabilidad en otras figuras penales que lo puedan comprometer”, señaló el fiscal.

“Se ha hecho una investigación muy solapada”, dijo Obaldía y añadió que en los allanamientos que se realizaron esta semana “se han encontrado muchos elementos que complican a estas personas”.

“Si queremos llegar a un resultado positivo y concreto, tenemos que ser muy cuidadosos en la custodia de las pruebas. Además, tenemos que actuar con la debida sigilosidad para que las personas involucradas no adviertan el trabajo que se está realizando en la Justicia y la obstaculicen”, sostuvo.

Nota relacionada 

Robaron un Audi en Buenos Aires y lo encontraron en Resistencia

Compartir