Por violar el aislamiento social, revocan la domiciliaria al imputado por amenazar de muerte a su expareja

Tras difundirse por redes sociales una foto en la que se ve a Mauro Martínez participando de una reunión con dos amigos en plena cuarentena, la jueza de Garantías de Resistencia, María de las Mercedes Pereyra, decidió revocar la prisión domiciliaria que le había concedido. Ya se encuentra alojado en la Comisaría de Margarita Belén.

Mauro Martínez, imputado por amenazar a su expareja, entre otros delitos

Luego de que la querella aportara una publicación de la red social Instagram en la que se ve a Mauro Martínez compartir una reunión social junto a dos amigos en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio, la jueza de Garantías Nº 1 de Resistencia, María de las Mercedes Pereyra, decidió revocar la prisión domiciliaria que le había otorgado anteriormente por una supuesta condición de salud de riesgo de Covid-19 que nunca se logró acreditar en la causa. La medida se dio luego de la audiencia realizada para analizar la oposición a la prisión preventiva solicitada por la defensa de Martínez, que, finalmente, terminó siendo confirmada. Además, la magistrada dispuso que el imputado por amenazar a su expareja y otros delitos en contexto de violencia de género sea alojado en dependencias de la Comisaría de la localidad de Margarita Belén, lo que se concretó durante la tarde de este viernes.

A Martínez se le imputan cinco delitos cometidos contra su ex pareja V.D., en contexto de violación a la Ley de Protección Integral de la Mujer: “amenazas con armas en concurso real con daño”, “violación de domicilio y lesiones”, “violación de domicilio”, “desobediencia judicial y daños” y “desobediencia judicial en concurso real con amenazas y robo”.

“Escalada de violencia”

Luego de analizar los planteos de la defensa técnica contra el dictado de la prisión preventiva, la jueza Pereyra consideró que “(…) resulta sencillo advertir, al menos hasta esta etapa del proceso, que la Sra. V.D. de un tiempo a esta parte, viene sufriendo una escalada de violencia por parte de su ex pareja Mauro Martínez”. Agregó además, que “es posible ver que V.D. viene siendo el blanco de una conducta autoritaria y cargada de violencia, que la atemoriza constantemente”.

“Realizando un análisis con perspectiva de género, no es posible cerrar los ojos ante la vulnerabilidad que se observa en la denunciante, por la violencia ínsita en los hechos que ha puesto en conocimiento de las autoridades, que se desprende de la lectura de cada presentación”, sostiene en su resolución la magistrada.

En ese contexto, consideró que el dictado de la prisión preventiva por parte de la Fiscalía Nº 11 devino “proporcionada al estado de la causa, pues se encuentran acreditados los peligros procesales que validan su aplicación, toda vez que se advierte claramente que en caso de encontrarse en libertad, podrá tratar de direccionar el curso del proceso, obstaculizando el descubrimiento de la verdad de los hechos denunciados, sobre todo por el gran temor que le produce a la víctima”. También consideró que “no es improbable” que el imputado pueda eludir el accionar de la justicia, “dado que ya lo ha hecho con anterioridad, dándose a la fuga en este proceso, habiendo sido detenido en la vecina Provincia de Corrientes”.

Fin de la prisión domiciliaria

Vale recordar que tanto la Fiscalía como la querella de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros que representa a la víctima V.D. habían apelado la decisión de la jueza de concederle la domiciliaria al imputado teniendo en cuenta que no había aportado ninguna documentación que certificara que su estado de salud lo incluía dentro de los grupos de riesgo por Covid-19. Según pudo saber CHACODIAPORDIA.COM, en la resolución firmada este viernes 22 de mayo la jueza Pereyra confirmó que la defensa técnica de Martínez “…no ha presentado los estudios médicos o historia clínica, recetas de medicación u otra documentación que pudiera acreditar la condición de salud invocada”.

Sin embargo, lo que motivó el cambio de criterio de la jueza es que Martínez participó de una reunión social con amigos infringiendo la vigencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). En ese contexto, la jueza consideró que “Esta imagen hasta puede considerarse ofensiva no solo para la querellante, sino también para la sociedad toda, que tiene conocimiento del estado de esta causa y la situación actual de Martínez, que da la imagen de que, en vez de estar cumpliendo con una prisión preventiva, se encuentra disfrutando de una reunión de amigos, con total despreocupación sobre las consecuencias de su obrar”.

Compartir