Quedate en casa

Hace unos pocos días señalaba que, en tiempos tan apremiantes como los que vive nuestro país y nuestra provincia, la solidaridad y la empatía nos sacarían adelante.

Juan José Bergia.

Por Juan José Bergia *

Hoy vemos el trabajo del personal de Salud, de las fuerzas de seguridad (Policía provincial y federal, Gendarmería y Ejército), a quienes hay que brindar toda nuestra gratitud y reconocimiento por lo que hacen; dando todo de sí y tomándose con compromiso y responsabilidad el deber de hacer cumplir a rajatabla el protocolo de actuación.

La decisiones que se tomaron moldearán nuestras vidas, ya nada será igual, y a futuro es innegable que habrá que rediseñar los planes productivos, repensar el papel del factor humano en el mundo laboral, su interacción con nuevas tecnologías y reformular estrategias corporativas.

Como también plantear una reingeniería económica que habrá de poner en tela de juicio ciertas tendencias a la descentralización y a la deslocalización productiva, evaluando la posibilidad de escenarios de ruptura de las cadenas globales de producción, comercialización, logísticas y de servicios.

Será ineludible una discusión profunda y una reinterpretación total de los roles del Estado nacional y los gobiernos provinciales y municipales frente a la sociedad civil.

Abrigo el más férreo convencimiento de que los argentinos vamos a salir fortalecidos de esta difícil situación, con firme convicción y apego a las normas, haciendo lo que a cada uno le toca.

Porque somos un pueblo de sacrificio y entrega, valores hoy representados en la figura de nuestro Presidente, Alberto Fernández, quien con la firmeza y el carácter que demanda su investidura, más en tiempos difíciles como los actuales, se ocupa de contener y sostener a todo un Pueblo, y de asistir y aunar esfuerzos con los gobernadores, sin distinción de banderías políticas ni ideológicas.

Poniendo el interés superior de la Nación por encima de todo, y reconociendo los esfuerzos que cada jefe territorial está haciendo en sus provincias y municipios para superar este flagelo que nos diezma y acecha.

Como ciudadanos recuperamos el Ministerio de Salud. Ahora, recuperemos el respeto por nuestras fuerzas de seguridad, trabajadores de la salud y docentes respetuosos y comprometidos con la enseñanza y bienestar de los más jóvenes.

Entendiendo, como ya lo señalé, que la solidaridad y empatía nos hará mejores ciudadanos, y que la lucha diaria por evitar la tragedia debe darse sin tregua, admitiendo que la peor tragedia que hoy puede sucedernos, es no hacer nada por evitarla.

Quedate en casa.

 

(*) Diputado provincial. Presidente del Partido “Nuevo Espacio de Participación” – NEPAR –

Compartir