Caso Cura: condenaron a penas de prisión en suspenso a quienes atropellaron y mataron al empresario

El Juzgado en lo Correccional N°3 de Resistencia dio a conocer este viernes la sentencia por la muerte del empresario Jorge Cura, quien falleció el 1 de enero de 2017 luego de que fuera atropellado en un siniestro vial múltiple. Antonio Foschiatti fue condenado a 3 años de prisión en suspenso mientras que María del Rosario Frank recibió una pena de 2 años de detención también en suspenso.

Foto: Pablo Jantus

María del Rosario Frank y Antonio Foschiatti recibieron penas de prisión en suspenso por encontrarlos penalmente responsables por el delito de “homicidio culposo agravado por conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor”, el cual tuvo como víctima al propietario de Hierros Líder, Jorge Cura.

La jueza Natalia Kuray, titular del Juzgado en lo Correccional N°3, condenó en primer término a Foschiatti a la pena de 3 años de prisión en suspenso y 10 años de inhabilitación para conducir. Además, se le ordenó realizar 100 horas de trabajo comunitario no remunerado en operativos de tránsito para el Municipio de Resistencia, en un plazo de 4 años.

En tanto que a Frank se le impuso la pena de 2 años de prisión en suspenso y siete años de inhabilitación para conducir. También se la emplazó a realizar un curso de capacitación vial en la Dirección de Tránsito del municipio de Resistencia y se le ordenó realizar 40 horas de trabajo comunitario no remunerado en operativos de tránsito en un plazo máximo de 3 años.

Cura murió producto de las gravísimas heridas sufridas luego de que fuera embestido por un vehículo que se subió a la vereda y lo atropelló en la intersección de avenida Ávalos y Santa Fe.

El hecho

El propietario de Hierros Líder murió el 1 de enero de 2017. Tenía 65 años. Estuvo diez días internado a raíz de las gravísimas heridas sufridas el 23 de diciembre de 2016 cuando fue embestido por un vehículo que se subió a la vereda y lo atropelló.

El empresario se encontraba tomando un helado en Dino, en la intersección de avenida Ávalos y Santa Fe. Junto a Cura estaba Mariano Paganucci, dueño de la heladería, quien también sufrió heridas múltiples aunque este último logró sobrevivir.

El vehículo que atropelló a ambos era un Renault Duster, conducido por Foschiatti, que a su vez había sido chocado por otro auto, que era conducido por Frank.

La pericia confirmó que Foschiatti, al momento del siniestro, tenía 1,48 gr/l de alcohol en sangre, casi tres veces por encima del máximo permitido para conducir automóviles.

Compartir