Consejos básicos para un viaje tranquilo para sus ojos

En esta época del año es una sana costumbre de las familias el salir de vacaciones, ya sea a zona de playas, montaña o simplemente a visitar familias en otras ciudades.

Dr. Ricardo Passone.

Por el Dr. Ricardo Passone *

Sin embargo, las emergencias oftalmológicas pueden ser traumáticas e inclusive arruinar esos esperados descansos anuales y más aún cuando se está lejos de casa y no sabemos dónde buscar ayuda.
Tener un problema en la visión o dolor en los ojos puede hacer que salir de vacaciones se transforme en una pesadilla o peor aún, si no se trata adecuadamente, puede conducir a problemas de visión permanentes. Estos son los siete cuidados de ojos saludables y no saludables a seguir mientras está de viaje este verano.

Lleve siempre anteojos o lentes de contacto de repuesto

Si usted usa anteojos, llevar dos pares de lentes en cada viaje para evitar todo tipo de contratiempos, si usted usa lentes de contacto, debe llevar un par extra además de sus gafas. Según sugieren los Especialistas.

No espere a ver a su oftalmólogo de confianza

Aunque puede ser una opción, no espere hasta que regrese a su casa para consultar a un oftalmólogo. El tratamiento y consulta de los problemas de la visión casi siempre son urgentes. Si usted tiene un problema ocular acuda inmediatamente a un oculista en donde se encuentre; esperar para una consulta recién a la vuelta de las vacaciones con una afección puede ser peligroso.

Muchas veces acudir a un oculista en el primer día, permite recibir un tratamiento inmediato y se evitan complicaciones como pérdidas de la visión o cicatrices permanentes en los ojos en casos como por ejemplo de ulceras por accidentes.

Prepárese para los ojos secos

Los ojos son mucosas expuestas al medio ambiente durante todo el tiempo, razón por la cual una de las afecciones que pueden sufrir son las conjuntivitis alérgicas. Afectan a los niños de entre 4 y 12 años y a los mayores de 60 años. El verano es también una época de alergias por polinización que, si bien es más común en primavera, continúa por el uso de aires acondicionados que resecan los ojos tanto o más que la calefacción.

Recuerde que los ojos de todos se secan en los aviones. Evite los lentes de contacto si va a dormir por varias horas o lleve gotas para lubricar los ojos.

Use agua para limpiar los contactos

Siempre que viaje, lleve su estuche de lentes de contacto en su equipaje de mano, y dos envases de solución para lentes de contacto. Si se abre y derrama, usted tiene una botella de repuesto. Si sus ojos se sientan incómodos o con molestias, lave sus lentes de contacto y colóquelos en una solución estéril de lentes de contacto recetados.

Nunca debe almacenar los lentes de contactos en agua común y, en algunos países, incluso, el agua puede tener bacterias que pueden causar infecciones graves en los ojos.

Abastecerse de gotas oftálmicas recetadas

Si tiene prescripción de usar gotas para los ojos, asegúrese de llevar los frascos sin abrir adicionales con usted. Si necesita gotas para los ojos o para las alergias, el glaucoma o el ojo seco, asegúrese de llevar en su equipaje la cantidad necesaria para no tener que buscar recetas en otras provincias o Países extranjeros.

Reaccione ante la menor duda, síntoma o malestar

El hecho de que no es doloroso no quiere decir que no sea grave; en caso de conjuntivitis, visión borrosa, dolor, sensación de cuerpo extraño, sensación de arena, lagrimeo, picazón, enrojecimiento, sensibilidad a la luz, lagañas excesivas, inflamación o cualquier otra molestia ocular, se recomienda acudir al oftalmólogo y nunca frotar los ojos, es mejor parpadear.

Y por último es importante tener cuidado con que no entren cremas protectoras para la piel en el interior del ojo, si esto pasa lo recomendable es enjuagar los ojos con abundante agua.

Haga caso de cambios en la visión

Hay síntomas de cambios de la visión que pueden indicar otros problemas de salud. Cuando viajamos, cambiamos nuestros hábitos de comer y beber. La visión borrosa puede indicar una crisis hipertensiva, un derrame cerebral o estar fuera de control de la diabetes . Por ello, hay que estar atento a los cambios de la visión, porque puede esconder otras afecciones.

¡Disfrute de su viaje!

No importa a donde vaya, siempre hay algo nuevo que ver y aprender, así que tome el cuidado de sus ojos mientras está de viaje para asegurarse de que puede obtener el máximo provecho de sus vacaciones.

 

(*) Sociedad Oftalmológica de Santiago del Estero.