Reserva Grande: “Que Capitanich no lo tome como un ataque, no queremos que se lesionen derechos”

Así lo sostuvo Orlando Charole - presiente del Instituto del Aborigen Chaqueño - en CIUDAD TV, donde analizó el fallo en segunda instancia que ordenó escriturar 300.000 hectáreas en favor de la Asociación Mowitob (Moqoit, Wichí y Qom). Rechazó que haya “acaparamiento de la tierra pública”, y apuntó a que “la gente que vive de la tierra no tenga tierra”.

Reserva Grande, Chaco.

“En realidad este proceso judicial se inicia a partir de varios decretos y a días de que Jorge Capitanich asumiera su primer gobierno. Han transcurrido varios años y tiene dos puntos claves. Primero, la declaración de nulidad; y segundo, habilita la vía de escriturar a esta entidad que se formó en su momento y con la que aún tendríamos que hablar con  ellos para ver el esquema a seguir respecto de la escrituración”, explicó Charole sobre el título comunitario.

Agregó además, que “la Justicia anuló lo que el gobierno advirtió al gobernador Capitanich, totalmente contradictorio a los derechos de los pueblos originarios. El gobierno tiene todas las herramientas jurídicas para recurrir y hacer la apelación correspondiente, aunque las partes seguramente van a esgrimir sus argumentos. Así que creo que va a continuar esta disputa judicial, aunque el fallo no deja demasiados argumentos; y hay mucha contundencia doctrinaria para ilustrar y definir las distintas presentaciones indígenas respecto a estos temas”.

Indicó que el fallo declaró nulos seis decretos del Poder Ejecutivo que dividieron las más de 300 mil hectáreas de propiedad comunitaria para otorgar títulos de propiedad a pobladores criollos, “lo que contradice toda legislación vigente y vulnera los derechos de los pueblos indígenas”. Además, éste dispuso relocalizar a las familias criollas.

Cabe recordar que en un fallo histórico, la justicia chaqueña ordenó escriturar a nombre de la asociación Mowitob (que representa a las etnias Moqoit, Wichí y Qom) el título de propiedad comunitaria de más de 300 mil hectáreas de la denominada “Reserva Grande” de El Impenetrable. Fue al declarar nulos seis decretos del Poder Ejecutivo que habían dividido esos territorios indígenas y otorgado títulos de propiedad a pobladores criollos asentados desde hace décadas en esos territorios (ver nota aparte).

Orlando Charole.

Charole sostuvo que “los pueblos originarios vamos a estar atentos para continuar los trámites necesarios y la responsabilidad del Estado debe ser bien ilustrada. En la Constitución de 1994, cuando introduce los derechos de las poblaciones originarias, había 1.800.000 hectáreas fiscales. Los convencionales previeron que a estas tierras y las que ya poseían las comunidades, se las tenían que devolver; esas, como otras grandes extensiones que hay en la provincia”

“El Estado debe transitar la distribución de la tierra, y no puede ser que aún tengamos el acaparamiento de la tierra pública estando vigente el artículo 42 de la Constitución. Hay gente que vive de la tierra, y no puede ser que no la tenga”, acotó el dirigente indígena; quien se preguntó si, “¿no se puede relocalizar a los no indígenas? A la larga el Estado va a tener que regularizar su situación dominial y deberá reconocer que nunca se dedicó a ejecutarlo”.

Seguidamente observó también que “el Estado entregó, teóricamente porque fue impugnado, 100.000 hectáreas a los qom, moqoit, y fuera de las reservas otras 100.000 a los wichi que no se sabe dónde están. O sea, que quedaron expulsados de esas tierras, y las restantes tierras se las dieron a pobladores no indígenas, hermanos criollos. Este es el argumento más contundente y no hay otro que sostenga lo que hizo el Estado, ahora se tiene que buscar una salida”.

Por último, Orlando Charole consideró que “ojalá el contador Capitanich no lo tome como un ataque, de ninguna manera. Siempre bregamos sobre los derechos de las poblaciones originarias y no queremos que se lesionen derechos de ambas partes. Pero el árbitro debe ser el Estado”.

Compartir