Trabajadores de Agricultura Familiar dieron a conocer el balance de una gestión del gobierno nacional “nefasta”

Vaciamiento de políticas públicas y presupuesto, despidos, eliminación del monotributo social agropecuario, desmantelamiento de un entramado para apuntalar el desarrollo del sector. En estos términos, trabajadores de la Secretaría de Agricultura Familiar de Nación hicieron un balance de la gestión del Gobierno de Macri.

Delegados de ATE de la Subsecretaría de Agricultura Familiar del Chaco visitaron los estudios de CIUDAD TV en el marco del balance que dieron a conocer el jueves, respecto de una gestión de Gobierno que al igual que para el resto del país “fue lo más nefasto que nos pasó desde la dictadura militar”.

Ana Nicora y Macelo Ruesta hablaron del “vaciamiento de contenido” en la Secretaría que vio el achique de las políticas desde el inicio de la gestión. “Hubo despidos masivos de trabajadores, trabajadoras, en nuestro caso de profesionales de entre 10 y 22 años de antigüedad, lo que dejó un saldo de territorios, localidades, sectores que venían trabajando en la producción el aspecto organizativo, de comercialización. Dejaron procesos frenados y paralizados”, denunció Nicora.

“Agricultura Familiar quedó totalmente desmantelado”, aseguró y contó que previo al “desguace”, trabajaban en producción, asesoramiento técnico, capacitación, formación. “Recordemos que este sector de la agricultura familiar trabaja con mano de obra propia, mano de obra familiar”, apuntó.

Brindó datos específicos sobre un sector que produce el 88% de la mandioca del país, el 77% de caprinos, el 62% de la yerba mate, el 40% de la producción hortícola e insistió con que “el asesoramiento técnico y la capacitación fueron piezas clave”.

Fin al monotributo social agropecuario

Recordó también los avances en cuestiones tributarias, con el monotributo social agropecuario, “que terminaron de eliminar en el año 2018”. “En el Chaco tuvimos alrededor de 2000 y 2500 personas que tenían cobertura a través de la obra social, tuvimos productores que se jubilaron a través del montributo social agropecuario. Tenían posibilidad de facturar y hoy es sumamente necesario porque a quien no está registrado se le descuenta el 56% del valor del animal”.

“Hoy contar con el registro en la AFIP, con la CUIT, es esencial para el productor. A los pequeños productores se lo sacaron, significaba 12 millones de dólares sostenerlo en todo el país. Sin embargo siguieron pagando intereses de las élites o de otros bonos de los que ya perdimos los cálculos”, afirmaron.

Plan sistemático     

Ruesta habló de “un plan sistemático ejecutado en todo el país, desde la asunción de este gobierno avanzaron en el vaciamiento de políticas públicas y presupuesto, llevado a cabo mediante despidos”.

“Nosotros, en todo el país tenemos más de 800 compañeros despedidos, en la Capital en las provincias donde tiene presencia la Secretaría de Agricultura Familiar. En el caso nuestro, desde 2015 hasta ahora despidieron un 50% de los técnicos”, informo.

Hoy, plantean la necesidad de políticas activas por parte del Estado para el sector de la Agricultura Familiar, para lo que es indispensable la presencia en el territorio.

Compartir