“Los jueces deberían estar ocupados en capacitarse y no preocupados por lo poco que ganan”

La firme apreciación fue formulada por Celia Altamiranda, presidenta de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia de Paz y Faltas, al mencionar en CIUDAD TV la situación salarial de ese sector de la justicia chaqueña. Recalcando que es necesario decidir temas penales y contravencionales.

Celia Altamiranda en "Agenda Circular".

“La verdad, en este último año más allá de las pautas salariales que han sido bajas, sobre finales de julio ha habido una readecuación, que ha llevado a una media regional”, comenzó explicando Altamiranda, también jueza de Paz de Sáenz Peña.

“En algún momento se cortó la política salarial y vino la debacle y hay que ser un juez letrado para tener un sueldo digno. Peor es el del sector que represento con 79 Juzgados de Paz y Faltas, y solamente 21 equiparados, donde algunos Jueces de Paz ganan menos que los empleados, cuando hay que saber decidir en lo penal o contravencional”, mencionó.

Más adelante, sostuvo que, en su momento, “el reclamo fue del sector de Magistrados y Funcionarios en general. Nosotros no salimos conformes, porque al momento de la concertación, se hace sobre un ítem que se llama bonificación por título de grado, y no sucede con los Jueces de Paz legos. Es injusto y hasta un poco denigrante, porque son tan jueces como los otros”.

“Nosotros seguimos insistiendo en un proyecto de ley que ya cumple un año en la Cámara de Diputados, donde pedimos que no pierda estado parlamentario, para poner algunos puntos más a estos jueces que ya casi no quedan legos. A la Justicia de Paz nadie le puede decir que no; nos reconocen el trabajo, pero no nos dan el visto bueno para los sueldos”, afirmó la magistrada.

Insistió en indicar que “en el interior la justicia está presente a través de esos Juzgados, y donde no hay intendente el que resuelve es el Juez de Paz; y claro que podría tratarse este proyecto el próximo miércoles en la Legislatura. Nos hicieron una contraoferta de darnos el ajuste en dos ejercicios, en 2020 y 2021”; aclarando que “en el proceso de enganche salarial, el Juez de Paz está con el 40% de lo que gana el Presidente del STJ, y unos puntitos no vendrían mal”.

“Es una pena estar tan bajos, casi últimos a nivel nacional, solo por encima de los de Santiago del Estero; porque los jueces deberían estar ocupados en capacitarse y no preocupados por lo poco que ganan”.

En otro sentido, la jueza Celis Altamiranda destacó que “en cuanto las condiciones laborales, en la provincia somos unos privilegiados. El Superior Tribunal nos brinda muy buenos edificios, y en eso no nos podemos quejar. Nos brindan todo lo que necesitamos”.

Cabe recordar que, en su momento, la funcionaria judicial manifestó que “si el resto (de los jueces) se queja, yo no te puedo explicar lo que son los jueces de Paz que están totalmente abajo en la escala salarial”.

Y sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que frenó el aumento que había sido otorgado a jueces provinciales – por sentencia del STJ de Chaco -, a quienes se les había beneficiado con un aumento salarial equiparado al de jueces de la Justicia Federal, Altamiranda aclaró que “nosotros no habíamos tenido la misma suerte porque el Superior Tribunal (ad hoc) lo había rechazado para los jueces y secretarios de la Justicia de Paz, con excepción de los letrados”, haciéndose así una distinción entre los letrados y no letrados.

Compartir