Desdolarizar la economía: la propuesta de FIDE, consultora de la expresidenta del BCRA

La expresidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, planteó la necesidad de que el gobierno de Alberto Fernández implemente una “estrategia integral de desdolarización de la economía” para poder avanzar en una fase sostenida de “crecimiento y estabilidad”.

La expresidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, planteó la necesidad de que el gobierno de Alberto Fernández implemente una “estrategia integral de desdolarización de la economía” para poder avanzar en una fase sostenida de “crecimiento y estabilidad”.

Según detalla en el último informe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), esta problemática “debe ser parte de la agenda del acuerdo social impulsado por el gobierno que asumirá funciones a partir de diciembre”.

En ese sentido, evaluó que el endurecimiento del cepo es una “mejor alternativa” que el desdoblamiento cambiario. “El desdoblamiento sin control de cambios no luce como el camino más eficiente para restablecer condiciones de estabilización monetaria y cambiaria”, explicaron.

No obstante, aclaran que “sería ingenuo pensar que este problema tan hondo de nuestro bimonetarismo se arregla simplemente con una medida del BCRA”.

A su vez, alertaron sobre la persistencia de la fuga de capitales en septiembre y octubre, a partir de la tardía y parcial decisión de establecer controles cambiarios: “En septiembre la demanda neta para atesoramiento por parte del sector privado ascendió a 3000 millones de dólares, valor que representa un 22% más que el promedio de los ocho meses previos”.

El estudio estima que cuando se conozcan los datos de octubre quedará en evidencia que la dolarización de carteras en la etapa post PASO habría superado los 12.000 millones de dólares.

Por otro lado, el informe también señaló que será muy importante el compromiso de los sectores sindical y empresarial para que el pacto social “trascienda” un simple acuerdo de precios y salarios sino que también incluya cuestiones como niveles de productividad.

En materia fiscal FIDE advierte que la experiencia reciente es elocuente al mostrar el impacto recesivo que generó el recorte de casi seis puntos del PIB impuesto al gasto primario del gobierno nacional en estos últimos cuatro años.

“Proponer un sendero para que las cuentas fiscales converjan hacia el equilibrio como resultante de la recuperación económica constituye un pilar importante en el diseño de una estrategia diferente a la que se ha venido desenvolviendo estos años”, agregaron desde el think tank que preside Marcó del Pont, quien podría ocupar un cargo destacado en el equipo económico del próximo gobierno.

 

Compartir