Mauro Mongelos Passarino, orgullo del motociclismo chaqueño en 600 cc.

El piloto corrió dos carreras en Brasil, saliendo tercera en una y segundo en la restante, pese a no conocer el autódromo donde se desarrollaron. “Quiero ir por todo en el Campeonato Argentino”, dijo en CIUDAD TV. La semana próxima estará en Buenos Aires, y después viaja a Curitiba. Destacó el apoyo de su papá, su hermana y amigos, y agradeció a los sponsors.

El corredor chaqueño en Curitiba, Brasil.

Viene de competir en Brasil en la categoría Súper Sport 600 cc, con una meritoria ubicación, y Mauro Mongelos Passarino no puede dejar de reconocer que está, “muy contento con el fin de semana que tuvimos en Brasil y es mi segunda participación allí. Pudimos meter bien la moto y se corrían dos carreras: el sábado salí tercero, y el domingo llegué segundo”.

Reveló además que, “el viernes no conocíamos el autódromo y me encontraba en el puesto décimo” y que “no esperaba hacer una súper poll”. Anunciando que “la semana que viene vamos a estar en Buenos Aires, en 600cc Súper Sport, y la semana siguiente en Curitiba, para disputar la octava fecha del torneo local”.

Sobre dicha localidad brasileña, acotó que es un lugar, “complicado y bastante caluroso. Teníamos 37° y hacer 12 vueltas en esas condiciones es bastante bravo; y donde el rendimiento lo es todo, desde la primera a la última vuelta”.

Mauro Passarino en “Tarde de Ciudad”.

No obstante, dijo que “quiero ir por todo en el Campeonato Argentino y vamos a esta carrera para arriesgar las cosas, quiero ganar”. Destacando que “mi papá es el cabecilla del equipo, mi hermana Romina es la que se encarga del papeleo para que el equipo sea lo que es, como reservas, viajes y sponsors. Y después están dos amigos de la familia, dando una mano con la moto o con lo que haga falta, para que cada carrera la misma esté lo mejor posible; y nosotros viajamos en la camioneta particular de mi papá con un trailler atrás”.

Estimó que “en Curitiba va a ser una carrera muy apretada, muy peleada, pero vamos a dar todo. Llegando el jueves nos vamos acostumbrando al clima, pero es el sábado cuando hay que poner más ritmo, apretar, cuesta más y el domingo también. La máquina ya está en San Pablo y los mecánicos deben estar desarmándola para preparar todo”.

En su opinión, admitió que, “este es un deporte de alto riesgo, lo hago desde que tengo 4 años y hoy tengo 19. Se trabaja día a día, más debajo de la moto que sobre ella, y son máquinas que promedian 250 km/h. Hay que trabajar muy duro, donde la constancia y trabajo es la base de todo. Cuando uno viene trabajando bien, haciendo correctamente las cosas, éstas se van dando solas y hay que disfrutarlo”.

Mauro Mongelos Passarino finalizó su visita saludando y agradeciendo a sus sponsors, porque “sin ellos no hubiera sido posible llegar hasta aquí”.

 

Compartir