Destrozos en Desarrollo Social: se entregó uno de los prófugos

Se trata de Marcos Cáceres. El joven, quien sería líder del movimiento social Juan Domingo Perón, se entregó minutos antes de las 9 de este martes. Era intensamente buscado desde el jueves cuando habría protagonizado hechos de vandalismo en una oficina de Desarrollo Social de la provincia. Está acusado de los delitos de lesiones, resistencia y atentado a la autoridad, daños a bienes del Estado y particulares. Quedó detenido.

Marcos Cáceres se entregó en la fiscalía 5 de Resistencia. Lo acompañó el subsecretario de Derechos Humanos, Julio García.

Estuvo prófugo desde el jueves pero este martes decidió entregarse. Se trata del joven militante peronista, Marcos Cáceres, acusado de haber sido uno  de los que participaron en los destrozos en las oficinas de Abordaje Territorial, en Belgrano 540, que incluyó un enfrentamiento a cascotazos con la policía que custodiaba el lugar.

Según confirmó a CHACO DIA POR DIA, el Procurador General, Jorge Canteros, Cáceres se entregó minutos antes de las 9 de este martes en la sede de las fiscalías penales, ubicadas en avenida 9 de Julio al 200, en Resistencia.

Según se pudo saber, Cáceres, de 20 años de edad, se presentó acompañado por un grupo unas 150 personas pertenecientes al movimiento de Emerenciano Sena. Todos permanecieron de forma pacífica en la vereda. Además, lo secundó Julio García, subsecretario de Promoción de los Derechos Humanos de la provincia.

Presunto líder del Movimiento Social “Juan Domingo Perón”, Cáceres está acusado de los delitos de supuestas lesiones, resistencia y atentado a la autoridad, daños a bienes del Estado y particulares. Quedó detenido en la sede de las fiscalías penales.

Cabe recordar que los integrantes de este movimiento social están individualizados y son intensamente buscados. El viernes, pasadas las 21, uno de los sospechosos fue detenido en el barrio Raota de Resistencia. Se trata de Juan Martín “Caballo” Rodríguez, de 41 años.

Rodríguez fue identificado por la policía mientras caminaba por dicha barriada. Sin embargo, ante la voz de alto, se dio a la fuga. Finalmente, fue detenido 50 metros más adelante. Entre sus prendas, tenía una faca de unos 40 centímetros. Quien hasta el momento se mantiene como único prófugo es Martín Correa.

Asimismo, se está detrás del rastro de una camioneta Renault Máster blanca, patente AC-038-MU. Este vehículo fue usado por el movimiento social para acarrear escombros y palos que luego fueron usado en los destrozos y enfrentamientos contra la policía.

El último prófugo.
Compartir