Chile: forzado por la revuelta el Presidente Piñera dio marcha atrás con el aumento en el Subte

Mientras la protesta social se extendía por Santiago, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, salió del letargo en que parecía sumido y anunció la suspensión del aumento a las tarifas de subte. El “estado de emergencia” que decretó durante la noche de ayer, fue como tirar nafta al fuego, ya que se intensificaron las movilizaciones en las calles. Rige el toque de queda en la capital Santiago.

Tropas en las calles y repudio de los chilenos.

Se vieron escenas de fuerte represión por parte de los militares, que volvieron a la calles por primera vez desde la vuelta de la democracia en Chile. Luego del anuncio y viendo que los manifestantes no se retiraban, el gobierno anunció el toque de queda en Santiago. El saldo de la jornada fueron más de 160 detenidos y 20 personas heridas, según confirmaron las autoridades

El “estado de emergencia” que decretó el presidente de Chile durante la noche de este sábado, fue como tirar nafta al fuego, ya que se intensificaron las movilizaciones en las calles.

Igual que en Ecuador

Piñera aprendió la lección que dejó Ecuador la semana pasada: cuando la cuarta jornada de protestas en Santiago se extendía a varias comunas de la capital de Chile y otras regiones del país, el presidente decidió suspender el aumento en el boleto del subte. “Quiero anunciar que vamos a suspender el alza de los pasajes del metro”, dijo el mandatario, en un mensaje enviado desde el palacio presidencial de La Moneda.

En su lugar Piñera decidió enviar al Congreso una ley para que los legisladores decidan qué hacer con los aumentos. En un mensaje breve llamó a la “unidad nacional” y condicionó el cumplimiento de su anuncio a recobrar la paz en Chile. También convocó a una mesa de diálogo a los líderes de ambas cámaras (Diputados y Senadores), y se comprometió a escuchar a las propuestas de los ciudadanos.

Amanecer con estado de emergencia y toque de queda

El vecino país amaneció este domingo con estado de emergencia en la provincia de Concepción y toque de queda en Valparaíso y en la capital, Santiago de Chile, tras una jornada sabatina de represión contra las protestas sociales en varias zonas del país.

El jefe de Defensa de Chile, general Javier Iturriaga, decretó la víspera toque de queda en Santiago de Chile, un anuncio que llegó pocos minutos después de que el presidente, Sebastián Piñera, anunciara la suspensión del alza del precio al pasaje del metro en esta capital.

Dicho incremento generó una ola de protestas fuertemente reprimida por carabineros con balas de gomas, chorros de agua, gases lacrimógenos y otras tácticas represivas.

Quien incumpla la medida, vigente hasta las 07:00, hora local, de este domingo, corre el riesgo de ser arrestado o embestido por la policía. Sin embargo, las personas siguen manifestando su descontento a través de cacerolazos.

Posteriormente, el Gobierno decretó el estado de emergencia para las provincias de Concepción y Valparaíso. Adicionalmente, la autoridad militar de la Armada de Chile determinó el toque de queda a partir de la medianoche en Valparaíso.

Muchos chilenos aseguran que las manifestaciones por la subida de precios al transporte no son más que la punta del iceberg del descontento popular. Entretanto, la Unión Portuaria de Chile convocó a una paralización de todos los sindicatos portuarios que se realizará hoy.

‘Las razones detrás de esta movilización tienen relación con el amplio y profundo descontento social del pueblo chileno que, el día de ayer, se reflejó en las calles de Santiago a través del ejercicio del derecho a protesta y rebelión’, expresó mediante un comunicado. La organización agregó que ‘Chile debe despertar de su letargo y si ayer comenzó Santiago, hoy las regiones deben sumarse activamente para hacer presente los problemas de todo el país.

Rechazamos la militarización y la represión a los estudiantes, trabajadores, pobladores y jubilados. El pueblo tiene derecho a defenderse de estas agresiones. Que se levante el estado de emergencia y se hagan valer las responsabilidades políticas de quienes resulten responsables de la violencia contra el pueblo chileno, subrayó.