Más del 70% de la deuda tomada por Macri se fue en la fuga de capitales

Como escudero de Mauricio Macri, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, salió este martes a responder los argumentos de campaña de Alberto Fernández, que vinculaban el endeudamiento del actual Gobierno y la fuga de capitales. Insistió en que la razón de la emisión récord fue el déficit fiscal heredado, pese a que el grueso de las colocaciones se realizó en moneda extranjera. “El crédito del Fondo se usó para pagar bonos”, dijo.

Dólar y Banco Central.

Lacunza culpó al déficit por la deuda récord, pese a que la fuga ya se llevó el 74%. “No hay asociación entre el crédito y la fuga. El 90% de los desembolsos se usaron para pagar deuda, mayormente con acreedores privados. La deuda es consecuencia del déficit”, aseguró el ministro en respuesta a Fernández, que había planteado que el 80% de los envíos del FMI se utilizó para financiar la salida de capitales.

Pero lo cierto es que el grueso de los vencimientos cancelados, lejos de reinvertirse o pasarse a otros activos argentinos, huyeron del país.

Un cálculo reciente de Cifra refuta la asociación del endeudamiento y el rojo fiscal. La clave es que, de los US$112.076 millones que creció el stock de deuda pública entre diciembre de 2015 y junio de 2019, US$107.525 millones fue en moneda extranjera, y se concentró entre acreedores privados y organismos internacionales. Es decir que para financiar gastos en pesos se apeló a emisiones en moneda extranjera.

“Como en todo régimen de acumulación basado en la valorización financiera, la deuda no se contrae para obras de infraestructura sino para garantizar las divisas que se requieren para la fuga de capitales y el pago de los intereses de la deuda. Ambas variables acumularon US$106.779 millones en el mismo período, el 99,3% del total”.

El economista Estanislao Malic explicó el mecanismo: “El Gobierno se endeuda en dólares y los vende al BCRA, que emite pesos, algo que podría hacer sin que le den las divisas porque no estamos en la convertibilidad. El Gobierno gasta esos pesos, el BCRA se da vuelta y vende los dólares para financiar la fuga de capitales”.

La formación de activos externos, comúnmente llamada fuga, acumula alrededor de US$80.000 millones durante la actual gestión, y explica el grueso de los US$107.525 millones emitidos. “Más del 70% de la deuda que se tomó se destinó a fuga”, aseguró Malic.

Por otra parte, Lacunza buscó rebatir la idea de que, tras la última devaluación, el stock de pasivos se ubica en torno al 100% del PBI, como planteó Fernández en el debate y como mostraron cálculos como el de la Fundación Germán Abdala. Para Hacienda, el actual ratio deuda/producto es del 68% de acuerdo a la “medición tradicional” y 74% según el “alternativo”.

La razón de esa diferencia es que el ministro no tomó el tamaño actual de la economía, que licuó su valor en dólares tras la devaluación. “Creemos que hay que tomar el PBI en dólares promedio móvil de los últimos cuatro trimestres”, dijo.

VIAbaenegocios.com
Compartir