Narcomenudeo: preocupa a la Justicia el creciente consumo de cocaína en los jóvenes

La doctora Gabriela Tomljenovic visitó los estudios de CIUDAD TV, y se mostró preocupada por el aumento en el consumo de cocaína por parte de los jóvenes chaqueños. Puso énfasis en remarcar que, en caso de darse, “las denuncias son totalmente anónimas”, y que se necesita la mayor cantidad de información posible para poder actuar en consecuencia.

Narcomenudeo. (Foto de archivo)

“El fuero de Narcomenudeo funciona desde agosto de 2015, mediante una ley nacional que desfederalizó ciertos delitos y algunas provincias se adhirieron. Chaco crea el fuero con dos fiscalías y un Juzgado de Garantías, en la Primera Circunscripción, y las Fiscales tenemos competencia en toda la provincia”, comenzó explicando la magistrada.

Revelando que “lo que noto y me llama la atención, es que se está secuestrando una mayor cantidad de cocaína, con todo lo que eso implica. Lo que nos da la pauta que nuestros jóvenes empiezan fumando el cigarrillo de marihuana, pasan a la cocaína y llegan a las drogas de diseño”.

Sin fondos

Tomljenovic ratificó que la estructura judicial de Narcomenudeo provincial no recibió los fondos prometidos por Nación, pero a pesar de ello la lucha contra la comercialización de drogas en el territorio chaqueño continúa. “Esto no nos ocurre solo a nosotros, tuvimos un encuentro en Termas del Río Hondo y, conversando con los colegas, vimos que es un tema que le cabe a todas las provincias que adhirieron a esta ley, porque nunca se bajó ningún tipo de fondos”, acotó la Fiscal de Narcomenudeo N°2 de Resistencia

Agregando que al que ella pertenece “es un fuero caro. Porque todo lo que tiene que ver con las pericias es costoso; para las pruebas de campo se realiza un test, y se debe hacer un esfuerzo muy importante desde la provincia para comprar los reactivos, por ejemplo”.

Tenencia y delito

Desde su condición de fiscal, observó que “hay tres delitos que son los más comunes”, y mencionó que ellos son “la tenencia para consumo personal, la tenencia para fines de comercialización, y en el medio, la tenencia simple”.

Gabriela Tomljenovic, fiscal de Narcomenudeo, en “Agenda Circular”.

“Para consumo personal, hace 10 años está el fallo Arriola, de la Corte, que lo que hace es despenalizar el consumo personal”; recordó Tomljenovic; para luego describir como ejemplo, que “si yo consumo en un ámbito de reserva, siempre que no afecte a bienes de terceras personas, no debe ser tenido como delito; siguiendo estos lineamientos, no hacemos procedimientos para criminalizar consumidores. Pero ocurre que permanentemente estamos haciendo archivos; porque a veces en los procedimientos de prevención, se detienen a chicos con envoltorios de marihuana, con algunos cigarrillos o porros; Se labran las actas, la persona es notificada de las actuaciones y termina en un archivo basado en ese fallo de la Corte”.

Y pone énfasis en señalar que, “lo más preocupante es el delito de tenencia para la venta. Por lo general se inicia con una denuncia, que son anónimas, y comienzan los trabajos de inteligencia, por ahí, para esclarecer otro delito. Se lo comunica al fiscal, y a partir de ahí comienzan las tareas de vigilancia y seguimiento; para lo cual primero es corroborar de quién podría ser la persona que lleva adelante la actividad (muchas veces se conoce el apodo), y verificar el famoso pasamanos, típico de la venta de estupefacientes”.

Explicó además que, “se hace el procedimiento y se incorpora como prueba; después nos solicitan un allanamiento, replicamos esos informes al Juez de Garantías y llegamos al procedimiento. En algunas oportunidades trabajamos con escuchas telefónicas, que también se formula el permiso al Juez de Garantías, y esto se convierte en materia de prueba muy importante. Eso sirve mucho en el interior”.

Mencionando de inmediato el caso de dos chicas de 18 años detenidas con medio kilo de cocaína en la plataforma de los zapatos, y en un osito de peluche (procedente de Bolivia), que habían sido sometidas a escuchas telefónicas.

Aclarando que, en cuanto a los procedimientos, “tenemos muchos lugares, no solamente Resistencia, sino también Barranqueras, Fontana, Vilelas, la zona de Charata, Corzuela y Las Breñas. La cocaína básicamente se trae de Bolivia”; y revela que, “en algunos barrios se hace difícil la tarea de investigar, porque los vendedores tienen soldaditos que avisan los movimientos”.

El deber de denunciar

La doctora Gabriela Tomljenovic, finalmente formula una reflexión, o mensaje, porque considera que, “cada derecho tiene como correlato un deber. Y uno de los deberes es poner en conocimiento este tipo de actividades delictivas”. Reiterando que las denuncias son anónimas, y para lo cual indica que “muchas veces los vecinos tienen desconfianza de algunos funcionarios policiales, pero tenemos malos en todos los ámbitos, no sólo en la Policía. Que los ciudadanos sepan que si tienen esta duda, que denuncien en otra fuerza policial o en la Fiscalía, en Frondizi 349. No necesitan llevar documento ni nada”.

“Más allá de la denuncia, insistió, conversamos y pedimos la mayor cantidad de datos que nos puedan dar. Si yo estoy disponible, los atiendo personalmente; y si no, lo hacen mis asistentes”, finalizó la magistrada.

Compartir