Masacre de Napalpí: revelador testimonio sobre la participación del Avión Chaco 2

El Fiscal Federal General, Federico Carniel, recibió declaración testimonial al piloto e investigador Alejandro Covello, en el marco de la investigación preliminar dirigida por la Fiscalía considerando a la Masacre de Napalpí como un crimen de Lesa Humanidad y en el marco del compromiso internacional del Estado Argentino de juzgar estos crímenes.

Carniel, Covello y el Avión Chaco 2.

Covello es, además, autor de un libro sobre la Historia de la Aviación Argentina, donde dedica un Capítulo a la participación del Avión Chaco 2 en la Masacre ocurrida en 1924.

Alejandro Covello es piloto de Aerolíneas Argentinas y se formó como piloto de Fuerza Aérea y escribió diversos libros y realizo diversas investigaciones sobre la Aviación en la Argentina, en especial su reciente libro ‘Batallas Aéreas’ de Ediciones Ciccus, donde dedica un capítulo a reconstruir la participación del Avión Chaco 2 en la Masacre de Napalpi.

En su declaración realizada en la sede de la Fiscalía el viernes pasado, el piloto e investigador realizó, a pedido de los representantes del Ministerio Público un análisis de su investigación, la que también se incorporó a la causa judicial .

Covello en su testimonio señaló que: “Es un libro que comienza en 1910 con el nacimiento de la aviación argentina y finaliza el 16 de Junio de 1955, con el hecho conocido como “Bombardeo a la Plaza de Mayo”, en donde se da cuenta del uso político, violento y represivo de la aviación en la argentina”.

El sargento Emilio Esquivel.

Agregando que, “en esta cronología desarrollo la masacre de Napalpí, la cual desde el punto de vista de la historia aeronáutica argentina fue un hecho singular, ya que fue la primera vez que se utiliza el artefacto avión en una represión contra civiles”.

“De la lectura de documentos, libros y entrevistas, se desprende que fue un escarmiento cruel a un reclamo por los derechos de los trabajadores, en este caso, que realizaban la cosecha del algodón, a quienes sus contratantes habian rebajado el pago en un porcentaje; como así también le pagan con vales que no podían cambiar en las proveedurías. En respuesta al reclamo, la situación finalizó con cientos de muertos”, declaró.

Documentación

El investigador reseñó que, “las principales y más importantes fuentes utilizadas fueron la bitácora del antropólogo alemán Lehmann-Nitsche y una serie de fotografías que tomó en el día de la Masacre. Luego bibliografía histórica, artículos de prensa, entrevistas y material del Archivo General de la Nación”.

“El uso de la aeronave se encuentra en la foto tomada por el antropólogo Lehman Nitsche cuyo epígrafe dice, en alemán, “avión contra levantamiento indígena 1924”, lo que certifica que el avión Curtiss Jenny Chaco pertenecía al Aeroclub del Chaco desde 1923 y que había sido enviado con un instructor, el sargento Emilio Esquivel; quien fue el piloto el día de la Masacre, con el objetivo de fomentar la aviación e instruir nuevos pilotos. También existen documentos del piloto que iba en el asiento trasero; su nombre fue Juan Browis y había realizado el curso de piloto en el Aeroclub del Chaco y su nacionalidad era estadounidense…”, precisó Covello.

Luego, el piloto e investigador, efectuó una referencia general sobre el uso del avión en el principio del siglo XX a nivel internacional y a nivel nacional.

“El uso del avión con armamento de guerra se comenzó a utilizar en las colonias europeas, como Libia, Somalía, Afganistan, Marruecos, India, Egipto, etc, con miles y miles de muertos. Era la civilización contra ‘lo barbaro’; prueba de ello fue que el avión en la Real Fuerza Aérea Británica fue llamado “la Máquina de la civilización” y ejercía la destrucción sobre “lo otro”. El bombardeo aéreo tuvo y tiene como objetivo sembrar el terror y no tanto destruir un objetivo militar puntual. Su uso, como dije, era contra países que se consideraban bárbaros y la aviación cumplía una función policial de represión y escarmiento más que un uso militar. Considero que lo mismo ocurrió en Napalpí, su uso fue policial, de escarmiento y represión y contra lo “otro”, el indígena, lo que para quienes ejercieron la masacre llaman la barbarie..”, explicó Covello.

Por último el piloto concluyó señalando: “En lo que refiere a la investigación, porque es parte de la historia aeronáutica argentina, el avión pertenecía a un Aeroclub civil, y los mismos son la cuna de los futuros pilotos de una Nación. Ninguna tecnología es ajena a la red de instituciones que la sustentan y la aviación no es una industria menor. Es un asunto de Estado y en 1924 se inauguró la represión y escarmiento desde el aire en la Argentina sobre civiles indefensos que reclamaban sus derechos laborales, luego tuvimos el 16 de junio de 1955 el bombardeo a la ciudad abierta de Buenos Aires y luego los vuelos de la muerte..”.

Compartir