El Gobierno nacional dio marcha atrás con congelamiento del precio de los combustibles

A sólo once horas de haber anunciado un congelamiento en el precio de los combustibles por tres meses, el Gobierno nacional decidió dejar sin efecto la resolución anunciada por el presidente Mauricio Macri en un anuncio realizado once horas atrás. Otra vez, prevaleció la presión del Fondo Monetario Internacional.

Naftas.

El Gobierno nacional iba a publicar este jueves una resolución para que los combustibles no aumenten por 90 días, pero la presión empresaria obligó a abrir una ronda de consultas.

“Tomamos la decisión de congelar el precio de las naftas por los
próximos 90 días”, aseguró el presidente Mauricio Macri este
miércoles por la mañana. Desde la noche anterior, las petroleras
sabían que la mesa chica del gobierno le había bajado el pulgar a la
propuesta de YPF de aumentar los combustibles al menos un 5 por
ciento.

Sin embargo, el anuncio presidencial provocó una conmoción en el
sector, sobre todo cuando trascendió que se apelaría a la ley de
Abastecimiento para hacer cumplir la medida, como en los tiempos
del ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

La reacción no se hizo esperar. Las empresas amenazan con
desabastecer el mercado y los gobernadores de las provincias
petroleras le hicieron saber a Macri que la decisión frenará el
desarrollo hidrocarburífero en las principales cuencas.

Finalmente, por la noche la Secretaría de Energía emitió un escueto
comunicado donde dijo que el congelamiento “se realizará en
acuerdo con las empresas”, aunque las propias empresas insisten
en que eso no será posible por las buenas. Este jueves el gobierno
negociará con los distintos actores del sector para tratar de
encontrar una solución.

La debilidad presidencial está a la vista de todos y las empresas
presionan al máximo. Dejaron en claro que si no las obligan no
habrá acuerdo y al mismo tiempo sostienen que si las obligan no
podrán garantizar el normal abastecimiento de combustibles, sobre
todo del gasoil.

Una muestra de este tipo de problemas se vivió durante el
congelamiento del año pasado, pero en este contexto las
consecuencias serían mucho peores, fundamentalmente porque el
gobierno pareciera no estar en condiciones de garantizar a cuánto
va a estar el dólar durante los próximos diez minutos.