La cartelera de cine del Guido Miranda ofrecerá Cuando dejes de quererme y Blindado

El viernes 2 y el sábado 3 de agosto, la cartelera de la Sala INCAA del Complejo Cultural Guido Miranda (Colón 164) del Instituto de Cultura ofrecerá dos producciones nacionales en cartel. Ambos días, a las 19, se proyectará Cuando dejes de quererme; y a las 21, se exhibirá Blindado. La entrada general costará $50, y para estudiantes y jubilados $25.

 

Viernes y sábado a las 19 se proyectará Cuando dejes de quererme; y a las 21, se exhibirá Blindado. La entrada general costará $50, y para estudiantes y jubilados $25.

Cuando dejes de quererme

Viernes 2  y sábado 3 –  19 Hs.

Laura (Flor Torrente) vive en Buenos Aires con su padrastro Fredo (Eduardo Blanco). Siendo tan sólo una niña, ella y su madre se marcharon del País Vasco, tras supuestamente ser abandonadas por su padre. Pero un día recibe una llamada desde España: el cuerpo de su padre acaba de ser encontrado enterrado en un bosque cercano. Las pruebas forenses han sido claras: Félix Careaga (Eneko Sagardoy) murió hace más de 30 años asesinado de un disparo en la nuca. Laura decide volar a España y así enterrar a su padre y cumplir el deseo de su madre de esparcir sus cenizas en su tierra natal. Fredo la acompañará. En su viaje conocerá a Javier Egoskue (MikiEsparbé), agente de seguros, que comunica a Laura la exis­tencia de un seguro de vida firmado por su padre. Egoskue, intrigado por la historia del asesinato y atraído por Laura, emprenderá junto a ella y Fredo una particular investigación para descubrir quién acabó con la vida de Félix Careaga.

Blindado

Viernes 2 y sábado 3 –  21 Hs.

Tras la muerte de su mujer y su hija en un accidente, Luna cae en un profundo pozo depresivo. Hasta que un día, tiene un sueño revelador: se ve a sí mismo manejando un auto y llevando a Selva, una mujer de limpieza de la empresa para la cual trabajaba, junto con su hijo Beni. Luna se propone llevar a cabo una misión: salvar a la mujer y al niño del sueño, aún sin conocerlos. Para esto recupera su trabajo como chofer en una empresa de camiones de caudales, donde también trabaja Selva, la mujer de su sueño. Luego de seguirla, confirma sus sospechas: la mujer tiene un hijo. Cuando Luna entiende que Selva es la mujer del sueño, su vida vuelve a tener sentido. Decide ayudarla, proveerle un futuro mejor a ella y a su hijo, y prepara un arriesgado plan para lograrlo.

 

Compartir