“Tenemos que construir consensos políticos para recuperar la industria nacional y el empleo argentino”

El precandidato a senador nacional por el Frente de Todos, Jorge Capitanich, se reunió este viernes con referentes de la Unión Industrial del Chaco (UICh), donde expuso su plataforma política para recuperar el nivel del empleo industrial e integrar nuevas cadenas de valor.

“Tenemos que construir consensos políticos para recuperar la industria nacional y el empleo argentino”, dijo el exjefe de Gabinete de Ministros de la Nación considerando que “la Argentina tiene hombres y mujeres muy inteligentes pero el gran problema es la falta de consensos”.

“Tenemos que sumar a todos los actores y tener en claro la misión, la visión y la estrategia para que el modelo macroeconómico sea sustentable. Cada minuto que perdemos avanza nuestro enemigo, que es la pobreza y la desocupación. Y cada minuto que pasa es un problema que le transferimos a las futuras generaciones”, sintetizó Capitanich convocando a generar una base de acuerdos para resolver los problemas económicos estructurales del país y de la provincia.

Acompañamiento garantizado

El intendente de Resistencia les garantizó a los grandes Industriales del Chaco el acompañamiento del Estado a partir del 10 de diciembre del 2019 para “revitalizar un modelo que privilegie la industria nacional con valor agregado y base exportadora”, modelo que en los últimos cuatro años sufrió un importante retroceso. “Tenemos que recuperar la industria nacional porque forma parte del patrimonio colectivo cultural. Es necesario proteger a los trabajadores como también cuidar al empresario que es el que tiene la agudeza para la creatividad y el riesgo”, expresó Capitanich.

Además resaltó la necesidad de que el Gobierno fortalezca el Fondo Provincial de Desarrollo Industrial, creado durante su gestión como gobernador para otorgar incentivos a las industrias, y que actualmente se encuentra paralizado.

Propuestas para el sector privado

En la oportunidad Capitanich presentó proyectos industriales para el sector privado, que integran cadenas de valor de base productiva y que demandarían una inversión de 180 millones de dólares y podrían generar más de 2 mil puestos de trabajo.

Así enumeró: proyectos de terminación de la planta de fideos secos Rivoli y del frigorífico de origen ruso. Y proyecto DANONE para la producción de cítricos y fábrica de jugos de pomelo en San Martín; proyecto de construcción de planta avícola de Granja Tres Arroyos; planta de lavadero de Santa Textiles para la confección de prendas textiles; expansión de la producción de plantas de biodiésel para el transporte público de pasajeros; planta de construcción de ladrillos; planta de bioetanol; planta de producción de briquetas, carbón vegetal y muebles de madera; plan de desarrollo de producción de miel, pacú arrocero, de carne de cerdo y chacinados; producción de alfalfa con destino a mercados árabes; generación de cadena caprina; y producción de la economía del conocimiento.

Financiamiento público-privado

El ex gobernador consideró además que es necesario “articular un sistema de financiamiento público y privado”, poniendo especial énfasis en obras que deben ser puestas en la agenda del próximo gobierno problema. Se trata de la construcción del segundo puente Chaco – Corrientes y el puente Bermejo; el segundo acueducto del interior que se paralizó con tan solo 8% de avance en los últimos cuatro años, a diferencia del período de mayor desarrollo que fue durante la gobernación de Capitanich que alcanzó el 67%; y la ruta al impenetrable chaqueño, que en su gestión llegó a los 450 kilómetros construidos hasta el acceso del impenetrable.

Ganar el 11 de agosto

Una cuestión insoslayable remarcada por el precandidato a senador nacional es la “decisión política de quién conduce”, porque en la Argentina existen dos modelos. “Es preciso que nuestra fuerza gane el 11 de agosto y después en octubre, porque nuestros dirigentes políticos y cuadros técnicos sí tienen la rigurosidad de entender que los problemas son más difíciles de lo que parecen y que las diferencias ideológicas obnubilan a quienes conducen”, manifestó.

“No seamos voceros de la autodestrucción argentina. Hay que recuperar el sentido común”, concluyó Capitanich.

Compartir