En el fondo de un pozo: desigualdad profunda, superávit comercial y actividad económica

Se agravó la desigualdad en el primer trimestre y la brecha de ingresos entre el decil más rico y el más pobre de la población se amplió de 20 a 21 veces en un año, informó el Indec. Una fiel muestra de que la crisis no golpeó a todos por igual.

Cartonero.

En base a este informe y a otros datos oficiales, dos mediciones privadas calcularon que la pobreza se disparó al 35% en el “semestre móvil” que va desde octubre de 2018 a marzo de 2019, lo que implica que en un año hubo casi 4 millones de nuevos pobres. Así, alcanzó su peor nivel desde 2008.

La actividad económica continuó en el fondo del pozo durante abril pero mostró una recuperación parcial contra los niveles de marzo, según la serie libre de factores de estacionalidad, de 0,8%. Aun así, de acuerdo a esa misma serie, el PBI se encuentra 7,7% por debajo de enero de 2018.

Un sólo sector motorizó a la actividad durante abril: el agro. Sin su aporte, la economía habría caído 4,8% interanual en lugar de 1,3%. El 2019 cerrará con la segunda baja consecutiva del PBI, que sería de al menos 2%.

Exportaciones

Beneficio colateral: la fuerte recesión que enfrenta la economía permitió algo de alivio, aún parcial, en el frente externo. El Indec publicó la Balanza de Pagos del primer trimestre del año, que mostró un acortamiento del déficit. Aun así, el rojo de cuenta corriente sigue siendo del 4,9% del PBI y mantiene altas las necesidades de endeudamiento en dólares. Pero cayó a US$3.849 millones gracias al desempeño de los bienes y servicios, en particular por el desplome de la importación de bienes, generado por los pésimos niveles de consumo e inversión. Los intereses de la deuda volvieron a crecer.

Ventas en supermercados

El deterioro del poder adquisitivo hizo estragos y las compras familiares volvieron a desplomarse en abril. El Indec informó que ese mes las ventas en supermercados cayeron 12,6% interanual; 12,9% en los autoservicios mayoristas; y en los shoppings, 22,9%. Las mediciones privadas anticipan que el retroceso siguió su curso en mayo y el consumo privado total se encamina a cerrar el año con una baja promedio del 3,8% contra un ya muy mal 2018.

VIAPublicado en Bae Negocios
Compartir