Gripe: “La gente no se debe alarmar, porque no les ocultamos nada”

La subsecretaria de Atención y Acceso al Sistema de Salud, Silvana Maurel, sostuvo en CIUDAD TV que, dada la época del año, "es esperable que existan muchos casos de gripe". Insistió en que los grupos de riesgo acudan a vacunarse y pidió realizar la consulta médica correspondiente, con el médico de cabecera o en el Centro de Salud, sin acudir masivamente a las guardias de Emergencias de los Hospitales centrales.

Dra. Silvana Maurel.

“Lo primero que pedimos al público es que – en casos de tener síntomas gripales – acuda al médico de cabecera o el Centro de Salud que lo atiende normalmente, que no se automedique; y tampo acuda y colapse las guardias de Emergencias por un primer síntoma gripal que puede ser resuelto en un primer nivel de atención. No es una emergencia tener fiebre, porque puede ser bajada con un antitérmico”, recomendó.

“Por eso pedimos a la gente que no se alarme por los casos de Gripe que se dan, que se queden tranquilos. Porque no estamos ocultando nada y estamos señalando los casos que existen en mayores y niños; porque esto es algo que sucede todos los años”, resaltó la funcionaria.

Indicando que, “muchas personas dicen me vacuné y enfermé; pero lo ocurre es que las personas sanas no estamos exentos de contraer la enfermedad, pero vacunados no corremos riesgos de complicaciones severas. Hay circulación viral, porque estamos en la época de otono-invierno, por lo tanto es esperable que existan muchos casos de gripe”. El Hospital Pediátrico está cubierto en un ciento por ciento de su capacidad, al igual que otros nosocomios del país, resaltó.

“La vacuna no nos previene de la gripe, sino de las complicaciones que nos puede provocar; no nos evita enfermarnos, pero sí de correr otros riesgos más graves. Esto debe quedar claro”, recordó Maurel. Sosteniendo que, “es natural que en estos momentos existan síndromes gripales de resfríos y también procesos neumónicos virales o bacterianos. Y también es bueno aclara que podemos enfermarnos o engriparnos cuatro o cinco veces al año”.

También señaló que, “los virus mutan de año a año y, por eso, las vacunas son anuales. Es decir, se fabrican para cada temporada con las cepas del invierno anterior en el continente europeo; con las nuestras de este año, se fabricarán las de ellos para el próximo invierno y así sucesivamente. Por eso y a modo de ejemplo, las embarazadas que se vacunaron en enero, tienen que volver a vacunarse con las Antigripales de este 2019 que ingresaron en abril”.

Quiénes deben vacunarse

La subsecretaria de Salud, insistió en señalar que, todas las personas en riesgos, deben vacunarse contra la Gripe A.

Incorporada al Calendario Nacional de Vacunación, la vacuna contra la gripe debe ser recibida anualmente por las personas que tienen más riesgo de sufrir complicaciones y fallecer por gripe: el personal de salud; las embarazadas en cualquier trimestre de gestación y las puérperas hasta el egreso de la maternidad, como máximo a 10 días del parto si no la recibieron durante el embarazo; los niños de entre 6 y 24 meses de edad inclusive; y las personas de entre 2 y 64 años, inclusive, con factores de riesgo como enfermedades cardíacas, respiratorias, renales crónicas, inmunodepresión, diabetes y obesidad, entre otras; y todas las personas mayores de 65 años.

Los síntomas gripales suelen aparecer a las 48 horas de efectuado el contagio y la mayoría de los afectados se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Entre los síntomas figuran fiebre mayor a 38 ºC, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado. En los niños pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea, e irritabilidad o somnolencia.

Ante estos síntomas, es necesario consultar al médico o acudir al Centro de Salud para recibir atención médica.

Precauciones una vez contraída la enfermedad

Evitar el contacto entre personas. Cuando tosemos no tapamos la boca con la mano, la cual después apoyamos en una mesa y viene otro y toca el mismo lugar; allí se produce el contagio. Por eso la higiene de manos es fundamental, y en lo posible y preferible con agua y jabón.

También es conveniente repasar con un trapo con lavandina en todos aquellos objetos en los que utilizamos nuestra manos para tocarlos o moverlos.

Compartir