Causa Ligas Agrarias: el alegato fiscal apuntó a homicidios agravados y encubrimiento

El fiscal federal Patricio Sabadini continuó con el alegato del Ministerio Público en el juicio oral Ligas Agrarias con el detalle de las calificaciones legales que imputan por los homicidios de los dirigentes Carlos Piccoli y Raúl Estigarribia. La causa pasó a cuarto intermedio hasta el viernes 14, oportunidad en la cual se dará el cierre a la acusación con el pedido de pena para los 5 imputados.

El juicio oral denominado Ligas Agrarias, por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura en el Chaco, cumplió su doceavo día de audiencia durante la mañana de este martes 11 con la segunda parte del alegato del Ministerio Público, realizado por el fiscal federal Patricio Sabadini, en lo atinente a las calificaciones legales de las imputaciones por homicidio agravado por alevosía y encubrimiento, así como los respectivos fundamentos en ese sentido.

Sabadini destacó la similitud de los hechos juzgados con el fusilamiento clandestino en la Masacre de Margarita Belén; víctimas sin posibilidad de defenderse ejecutadas bajo el montaje de supuestos enfrentamientos.

La causa pasó a cuarto intermedio hasta el viernes 14 a las 9.30, oportunidad en la cual el fiscal Federal Carlos Amad dará término al alegato con el pedido de pena a los cinco imputados. Luego, el tribunal que integran los jueces Juan Manuel Iglesias y Luis Gonzáles y la jueza Rocío Alcalá definirá la fecha del alegato de las defensas y una vez realizado éste ya sólo restará el dictado de la sentencia.

Se juzgan los asesinatos de Carlos Piccoli y Raúl Gómez Estigarribia, dirigentes de Ligas Agrarias eliminados en sendas emboscadas encubiertas en supuestos “enfrentamientos” con fuerzas represivas durante la última dictadura cívico militar, así como también el secuestro y tortura de los trabajadores rurales Santos Britez, Hipólito Britez y Modesto Meza.

El jueves pasado, el fiscal Diego Vigay había presentado la primera parte de la acusación del Ministerio Público, con un análisis del contexto histórico de la represión a Ligas Agrarias, y cómo se presentaron los hechos específicos que forman parte de las imputaciones.

En tanto, las querellas (Secretaría de DDHH de la provincia, de Nación y de la familia Piccoli) presentaron su alegato el pasado lunes 3 de junio. Para el ex militar José Tadeo Bettolli se solicitó prisión perpetua por considerarlo coautor de homicidio agravado por alevosía y número de partícipes, lo mismo que para los ex policías Miguel Gonzáles y Alcides Sanferraiter. Al ex policía José Rodríguez Valiente se imputó por encubrimiento agravado con el pedido de pena de 12 años de prisión. Para el ex comisario Eduardo Wischnivetzky se solicitaron 18 años de prisión por privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados. Todos en concurso real entre sí.

Alegato fiscal II

La audiencia comenzó pasadas las 10, con un retraso de más de una hora de lo pautado originalmente a raíz de que la sala del Tribunal estaba ocupada por otro debate. Los únicos imputados presentes en la sala durante los debates, José Rodríguez Valiente y Miguel Ángel Gonzáles, siguieron la declaración de Sabadini entre bostezos con el acostumbrado perfil bajo que manifestaron a lo largo del juicio. Los otros acusados lo hicieron por videoconferencia: José Tadeo Bettolli, desde la sede judicial de Buenos Aires, en tanto cumple condenas anteriores en el penal de Marcos Paz, y Eduardo Wischnivetzky y Alcides Sanferraiter desde el juzgado de Saénz Peña, donde cumplen arresto domiciliario, según autorización del tribunal atento al pedido de ambos sobre la base de la mayoría de edad así como complicaciones de salud.

Sabadini sostuvo que se trata de dos hechos de homicidio agravado por alevosía y sendos encubrimientos. Remarcó las similitudes con crímenes emblemáticos del terrorismo de Estado como las masacres de Palomitas (en Salta) y de Margarita Belén, con ejecuciones clandestinas disfrazadas de “enfrentamientos”.

En el caso de Raúl Estigarribia destacó que el dirigente se “vio cercado por Bettolli, Gonzalés y los demás integrantes de la comitiva” (hoy fallecidos). En ese sentido precisó que “El tipo penal se agrava al ser interceptado Estigarribia, de allí la alevosía determinante para completar el agravante”. Aquí recalcó el componente subjetivo; “conocimiento del aprovechamiento de la situación de mayor indefensión de la víctima”.

En lo referido al tipo de autoría: definió que se trató de una coautoría, dada por la existencia del Plan sistemático de eliminación de opositores al gobierno de facto. Además subrayó que durante los respectivos ataques los “fallos de uno se vieron compensados por los actos del otro”. Por otra parte afirmó que en ningún caso “hay presencia de una causa de justificación alguna”, ni siquiera por la “falacia del cumplimiento del deber”, teoría “plenamente derrumbada desde la realización de los juicios de Núremberg a los jerarcas nazis. Además precisó que cada uno de los atacantes “comprendieron perfectamente la criminalidad de su accionar”.

Respecto del homicidio de Carlos Piccoli, imputado a Alcides Sanferraiter y Carlos Chaves (fallecido) afirmó que la situación de no completar el tipo legal de concurso real ( prescribe que deben ser más de dos los coautores) “no lo torna menos disvalioso” en tanto el escenario es similar al de Estigarribia, con la víctima sorprendida, desarmada y superada en número por sus atacantes.

En cuanto al encubrimiento imputado a Rodríguez Valiente, lo calificó como un “atentado contra la administración de Justicia” al disfrazar un acto antijurídico y ayudar a su ocultamiento así como también omitir su denuncia, sentenció.

 

Fuente: Prensa Comisión Provincial por la Memoria

Compartir