La familia de Blanca López marchó y pidió el esclarecimiento del crimen

Familiares de Blanca López, la mujer de 87 años asesinada hace casi dos semanas marcharon este jueves, día en el que celebrarían el cumpleaños de la anciana y pidieron justicia. "Vamos a seguir hasta que esto se esclarezca y los que le quitaron la vida de una persona que no molestaba a nadie, no queden impunes", dijo su hija Viviana Díaz.

El sábado 7 de mayo asesinaron a Blanca López, de 87 años, en su domicilio de Entre Ríos al 2100 en Villa Chica. El jueves, día en el que cumpliría 88 años, familiares y allegados marcharon en un pedido de justicia. Este viernes, su hija Viviana Díaz, en declaraciones para RADIO CIUDAD expresó su sorpresa y la de su familia por las personas detenidas en la causa, “primero era gente de alrededor de su casa y ahora agarraron gente del otro lado de la Soberanía. Estamos todos desconcertados y desorientados realmente

Advirtió que su madre había cobrado su jubilación el miércoles 1º, y que la mujer que la ayudaba en su casa había dado aviso de no poder hacerlo ese sábado, “justo en el horario en el que ella iba a limpiar la casi pasó eso, entraron y la mataron”. “Hasta el día de hoy está desaparecida, sus huellas están en un ventilador y en la luz de emergencia pero está desaparecida. Citaron a la empleada anterior, tomaron testimonial, pero no es ella, las huellas no son de ella sino de otra persona. (…) Lo único de valor que tenía era su sueldo”, indicó su hija y no obstante señaló que en el atraco también se llevaron algunas joyas pero no de valor. “No le dejaron ni lo que tenía puesto. Entraron creo que más por el sueldo y se llevaron un aire acondicionado portátil y el celular. No hay otra faltante dentro de la casa, las cosas de valor ya había ido regalando a los nietos”, relató.

Viviana recordó a su madre como una persona sana, una mujer muy lúcida, “no la iban a joder fácilmente era muy precavida y ese día estaba todo llaveado, le reventaron la puerta de la cocina para entrar”.

Fue ella quien también encontró a su madre luego del hecho. Habían estado juntas en horas de la siesta de aquel sábado, desde las 14 hasta las 14,30. “Yo vivo en Colonia Benítez, soy artesana y fui a la feria de la plaza. A las 6 de la tarde, 6,30 empecé a llamar y llamar para avisarle que a las 8,30 iba a volver a pasar por su casa. Como no me atendía le comenté a mi hija que vive cerca, que la abuela no me contestaba. Ella empezó a llamarla pero no pudo ir hasta la casa porque estaba recién operada”, contó la mujer.

Cuando llegó, alrededor de las 20,30, ya se encontró con la escena del crimen, “el desenlace, el desastre. La había llamado cuatro veces, cuando ella no me atendió me pareció raro porque ella se sentaba a mirar la tele y a coser a lado del teléfono fijo, porque era inalámbrico”, detalló la mujer que pidió justicia por su madre. “Se ensañaron con mi mamá, no tenían necesidad de golpearla tanto, de atarla como la ataron. No tiene nombre lo que hicieron”, expresó.

 

 

Compartir