Denuncian que la justicia ordenó desalojar a una familia campesina en Bermejito

La pareja Albornoz-Zacarías tiene 13 hijos y vive desde hace 30 años en el Paraje Tres Reyes. En 1997 Atilio Palavecino le permitió construir su vivienda en el predio. Sin embargo, en 2010 Colonización le otorgó el título a Norma Palavecino que ahora los quiere desalojar. La jueza Gaynecotche de Juan José Castelli ya ordenó el desalojo

Desde el Frente Nacional Campesino denunciaron “el atropello” contra la familia Albornoz del Paraje Tres Reyes, jurisdicción de Villa Río Bermejito, Dpto. Gral. Güemes, provincia del Chaco. En las últimas horas, el Juzgado Civil, Comercial y Laboral (VI Circ. Judicial, Juan José Castelli) a cargo de la Dra. Selva Sandra Elizabeth Gaynecotche emitió una Cédula de Notificación en la cual se le informa a la familia Albornoz que serán desalojados en el día de hoy. En ese contexto, desde la organización manifestaron “nuestro repudio frente al avasallamiento de los derechos de las familias campesinas y responsabilizamos al Estado frente a las consecuencias que deriven de dicho accionar de despojo frente a los más humildes”.

Don Delfín Albornoz de 68 años, su esposa Mirta Ramona Zacaria de 52 años y sus 13 hijos viven en el Pje. Tres Reyes desde 1987, cuando Delfín empezó a trabajar como peón de Atilio Palavecino, quien en 1997 le otorgara el permiso para construir su vivienda en dicho predio. Posteriormente en el 2010 el Instituto de Colonización de la Provincia del Chaco le otorgara un título de propiedad (Título de propiedad Nº 13.431) a Norma B. Palavecino, la cual desconoce la presencia de la familia Albornoz, la cual vive en el lugar hace más de 30 años y desde hace un tiempo sufre intimidaciones constantes a través de la justicia de la provincia para ser desalojados.

Por último, desde el Frente Nacional Campesino repudiaron “enérgicamente” el desalojo previsto para la familia campesina en las próximas horas, ante lo cual manifestaron que es “responsabilidad exclusiva del Estado el resguardo de los derechos fundamentales de las familias campesinas que se ven vulneradas en sus hábitats donde residen desde hace décadas”.

“El desalojo de las mismas se lleva delante de forma sistemática violando la legislación provincial, nacional, internacional e incluso de los pactos internacionales a los cuales suscribió nuestro país”, concluyeron.

Compartir