El Defensor del Pueblo respaldó la lucha de los docentes autoconvocados

Un grupo de docentes autoconvocados fue recibido por el Defensor del Pueblo del Chaco, Gustavo Corregido, en el marco de una nueva semana de medidas de fuerza por el reclamo salarial que llevan adelante.

El principal pedido de los trabajadores de la educación es un incremento de salario que haga recuperar el poder adquisitivo perdido con la inflación. De todas maneras, también solicitan “condiciones educativas dignas, tratamiento especial del presupuesto destinado a comedores escolares y el rechazo al decreto de emergencia educativa”.

En ese contexto, Corregido expresó su apoyo al grupo compuesto por los docentes Javier Ríos Solís, Lorena Alegre, Ernesto Cano y Miriam Rosati, quienes representaron a los más de 2000 autoconvocados de la provincia. “Conocemos la problemática y lo venimos remarcando. Con la inflación a nivel nacional hay una fuerte pérdida de poder adquisitivo en todas las familias. No son pocos los docentes que cobran menos que el valor de la canasta familiar”, dijo el defensor del Pueblo.

“También coincidimos en la necesidad de rever los valores destinados a comedores escolares. Con la situación actual son muchos los chicos que van a la escuela primero a comer y después a estudiar”, agregó el ombudsman.

En la reunión el docente Ríos Solís expresó que “el reclamo tiene dos ejes: una recomposición salarial que permita que nuestro poder adquisitivo se ponga a la par con lo que fue deteriorándose con la inflación y condiciones educativas dignas, que implica que se destine desde el estado una serie de recursos para que las escuelas estén en condiciones de que los estudiantes aprendan y nosotros podamos enseñar”.

“Nosotros como movimiento Autoconvocados tenemos presencia, somos docentes genuinos que estamos dando clases, que conocemos la situación cotidiana de cada institución y queremos que se nos reconozca en la mesa salarial de negociaciones”, aseguró el docente y agregó: “Manifestamos un rechazo absoluto a los planteos y argumentos del Decreto N° 1014/19 que declara la emergencia educativa y pedimos su inmediata derogación”.

Por su parte, Lorena Alegre señaló que “todas nuestras movilizaciones son pacíficas, no agredimos, no insultamos. Estamos agotando todas las vías sin dejar de darle a cada uno el lugar que tiene que ocupar”.

“Este espacio es la voz también de los que no paran. Hay muchos que no pueden sumarse a las medidas de fuerza porque hacen una tarea de guardería”, contó.

Posteriormente, el grupo se dirigió a Casa de Gobierno para presentar un petitorio donde solicitan al Ejecutivo que los incluya en la mesa de negociaciones “al menos como observadores, sin voto, pero como garantes de las discusiones”, indicaron.

Compartir