Juicio Ligas Agrarias: “Para nosotros, la teoría del enfrentamiento terminó de perder fuerza”

En diálogo con CIUDAD TV, el fiscal federal ad hoc de Derechos Humanos, Diego Vigay, valoró el aporte de los testimonios durante la tercera jornada del juicio que se desarrolla en el Tribunal Oral de Resistencia por la desaparición de dos dirigentes de Ligas Agrarias del Chaco. El lunes declaran testigos contra el excomisario general Eduardo Wischnivetzky

El Fiscal Diego Vigay en "Agenda Circular".

Al cumplirse una semana del inicio del juicio oral y público por el que se juzga a represores por la desaparición de los dirigentes de Ligas Agrarias del Chaco, Raúl “Ñaró” Gómes Estigarribia y Carlos Píccoli, el fiscal federal ad hoc de Derechos Humanos de Resistencia, Diego Vigay, aseguró que con los testimonios ofrecidos por una pareja de campesinos y por un en la tercera audiencia terminó de perder fuerza la teoría del supuesto enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y los militantes desaparecidos.

Para el representante del Ministerio Público Fiscal, fue crucial el testimonio de los miembros de una pareja de campesinos de la zona de Corzuela que, paradójicamente, fue propuesta por la defensa de los imputados y que estuvieron vinculados al sumario policial por el homicidio de Gómes Estigarribia. “El matrimonio supuestamente había hecho un relato de haber observado en la puerta de su domicilio cómo había sido el enfrentamiento, que Ñaró Gómes Estigarriba se encontraba armado”, recordó. Sin embargo, Vigay subrayó que en la audiencia del último jueves “sorpresivamente, este matrimonio dijo que a esa declaración fueron obligados a firmarla, que no presenciaron ningún tipo de enfrentamiento, que fueron muy maltratados por el Ejército y la Policía del Chaco, con lo cuál la teoría del enfrentamiento terminó de perder fuerza”.

Este jueves también prestó testimonio un fotógrafo de la Policía del Chaco, que supuestamente había tomado fotografías del procedimiento pero que ya no se encuentran incorporadas al expediente. “Negó su firma en un acta donde se describían las fotografías que supuestamente había tomado y también negó haber estado en el lugar de los hechos y que hubiera hecho tomas fotográficas, con lo cual el armado de ese sumario policial, representando la teoría de un supuesto enfrentamiento, como lo preveíamos y ya habíamos planteado, pero no teníamos dimensión de que se habían fraguado las actas con este desparpajo, así que fue una audiencia muy importante”.

La persecución antes del golpe de Estado

Por otro lado, Vigay destacó el testimonio del histórico dirigente de Ligas Agrarias, Osvaldo Raúl “Quique” Lovey, que aportó datos del contexto de lo que implicaban las Ligas Agrarias “como un enorme movimiento campesino que luchaba por sus reivindicaciones gremiales”, y también detalles de la persecución “incluso desde los años ’74 y ’75 hasta finales de la dictadura”.

En tanto, consideró que “fueron muy crudos los testimonios de la esposa, la hermana y la concuñada de Gómes Estigarribia y del hermano de Piccoli -que es querellante en la causa- y de una cuñada. Han hecho aportes muy importantes para poder reconstruir cómo fueron los hechos”.

“La represión a las Ligas Agrarias tuvo una dimensión muy grande en el interior del Chaco, con operativos conjuntos de la Dirección de Investigaciones de la Policía del Chaco pero también de las comisarías del interior y con una movilización muy importante del Ejército Argentino”, explicó. Y recalcó que estos son los primeros casos que llegan a juicio, “que empieza a reconstruir la dimensión real que tuvo esta represión a las Ligas Agrarias, que muy bien lo definía Lovey que hubo una decisión política desde las Fuerzas Armadas de eliminar literalmente a los dirigentes máximos de esa organización, y los principales dirigentes están desaparecidos o asesinados por esa represión”.

Los testimonios contra Wischnivetzky

Vigay adelantó que el próximo lunes habrá testimonios de pequeños campesinos que fueron privados de su libertad y torturados para lograr información sobre los paraderos de Hugo Vocouber y Luis Fleitas, también de Ligas Agrarias, quiénes aún se encuentran desaparecidos, y que apuntarían a otro de los imputados, el excomisario general Eduardo Wischnivetzky. Antes de ser detenido por esta causa, el exagente provincial militaba activamente en líneas internas del Partido Justicialista de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña e incluso fue precandidato a diputado nacional por el Justicialismo.

Compartir