Zaffaroni pidió la nulidad de la sentencia contra Amado Boudou por el caso Ciccone

Luego de que la Cámara de Casación aceptara su intervención, Zaffaroni presentó un escrito fundamentando la nulidad de la sentencia a Boudou.

Eugenio Zaffaroni, juez de la CIDH

El ex juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni fue aceptado para intervenir como colaborador en la causa sobre la venta de la imprenta Ciccone, por la que se encuentra detenido, entre otros, el ex vicepresidente Amado Boudou. En su primera intervención, Zaffaroni solicitó en un escrito la anulación de la sentencia que condenó al ex vicepresidente y por la cual pasa sus días en el penal de Ezeiza.

La decisión de tener a Zaffaroni como “amicus curiae”, la tomó la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP). Para fundamentar su pedido, el ex juez de la Corte Suprema y actual integrante de la Corte Interamericana de derechos Humanos expuso que tiene especialidad en la materia penal, su carácter de profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y doctor honoris causa múltiple. Según constancias de la causa, Zaffaroni había solicitado intervenir como “amicus curiae” para el “resguardo de garantías constitucionales”.

Zaffaroni expuso que conoce a Boudou, pero aclaró que esa relación no compromete su opinión ni recibió ningún incentivo económico para que efectuara su pedido ante la CFCP, en la que mencionó la “arbitrariedad” de la sentencia dictada por el Tribunal Oral Federal Cuatro (TOF 4). La Sala IV de la CFCP evaluó que la Corte “ha reconocido la actuación de los amicus curiae” como “un instrumento provechoso destinado a permitir la participación ciudadana en la administración de justicia en las causas en trámite, en las que se ventilen asuntos de trascendencia institucional o que resulten de interés público”.

Tras analizar los elementos aportados por el ex ministro de la Corte, los camaristas Javier Carbajo, Gustavo Hornos y Mariano Borinsky coincidieron en que Zaffaroni reúne las condiciones para constituirse en “amicus curiae” dado que presentó “consideraciones jurídico-penales de relevancia para la resolución del caso, en especial para el resguardo de garantías constitucionales e internacionales propias del Estado Constitucional de derecho”.

En agosto de 2018, el TOF 4 condenó a Boudou a 5 años y 10 meses de prisión por el delito de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho. En ese juicio también fueron condenados José María Nuñez Carmona (cinco años y seis meses de cárcel), Nicolás Ciccone (cuatro años de prisión, domiciliaria, debido a su edad). Rafael Resnik Brenner fue condenado a tres años de prisión y Guido Forcieri y Alejandro Vanderbroele a dos años cada uno, en todos estos casos de cumplimiento en suspenso.

FuentePágina/12
Compartir