Postales de la crisis: en Resistencia, cada vez más comercios deciden cerrar, achicarse o alejarse del centro

Por las bajas ventas y los altos costos fijos, muchos comerciantes del centro de Resistencia empezaron a tomar medidas para intentar sobrevivir a la crisis. Algunos decidieron mudarse hacia un local más barato. Otros, redujeron la cantidad de locales que tenían abiertos y unificarse en un solo lugar. Y otros, directamente, bajaron sus persianas.

Postales de la crisis: en Resistencia, cada vez más comercios deciden cerrar, achicarse o alejarse del centro

Las imágenes registradas por la Fundación Puentes en su cuenta de Facebook son más que elocuentes. En los últimos meses, decenas de locales comerciales del centro de Resistencia decidieron bajar sus persianas, achicarse (reducir la cantidad de locales) o alejarse del microcentro. El aumento del agua, la luz, el alquiler, el pago de sueldos, el incremento en los precios de las mercaderías y los costos financieros sumado a la abrupta caída en las ventas generaron un combo muy difícil de soportar.

En declaraciones a CHACO DIA POR DIA, el presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia, Ernesto Scaglia reconoció que se está atravesando una crisis económica que está golpeando fuerte a los negocios de la capital chaqueña. También cuestionó al gobierno nacional ya que, según remarcó, “se llenan la boca hablando de las PyMes pero nunca nos tiró una soga”.

“Los negocios se encuentran con una encrucijada. Aumentaron las tasas de financiación y la presión tributaria. También aumentaron mucho todos los costos que tiene un comercio al momento de levantar la persiana. Hablo de costos laborales, los servicios y todos en general”, indicó Scaglia.

“Además, la fuerte inflación provocó que haya caído mucho el poder adquisitivo del salario y por eso ha caído muchísimo las ventas”, añadió. “CAME (Cámara Argentina de la Mediana Empresa) sacó un informe donde dice que tuvimos 15 meses consecutivos de caída en ventas pero los últimos 11 meses fueron muy fuertes. Prácticamente ningún rubro se salvó”, puntualizó.

Consultado sobre cómo ve la actitud del Gobierno Nacional ante este panorama de crisis, Scaglia afirmó que la gestión de Mauricio Macri “sólo tiene una mirada para la macroeconomía y no para la micro”.

“No vemos que el gobierno nacional tenga una mirada hacia la gente que está en la calle, hacia el comerciante pequeño o hacia la PyMe. Siempre hay una mirada para los desocupados, pero no para nosotros que pagamos los impuestos y que estamos en el medio”, dijo.

“La verdad es que este gobierno no nos tiró ninguna soga. Ni a la clase media ni a quienes generamos empleo. Se llenan la boca hablando de las PyMes pero no hay ninguna ayuda concreta”, remarcó.

“Un modelo de país”

Por su parte, el economista y secretario adjunto de la CTA Chaco, Rubén Serruya, consideró que esta situación que padecen los comercios de la capital chaqueña es producto de un “modelo de país que parte del gobierno nacional”.

“Desde la Nación se aplicó una política de enfriar la economía ajustando la economía real haciendo que los trabajadores sufran una pérdida del poder adquisitivo de más del 53%, en estos últimos cuatro años”, comentó.

“Esto hizo que la gente no tenga la misma plata que tenía antes, provocando así que se reduzca el consumo. Y al reducirse el consumo, se reduce la venta y hace que los negocios, al no poder afrontar los costos, tengan que cerrar o llevarlos a echar trabajadores”, explicó en diálogo con este portal.

En esto, marcó como una cuestión clave el aumento los costos fijos, haciendo hincapié en la decisión de la gestión macrista de dolarizar la economía. “Esta decisión del gobierno nacional de dolarizar las tarifas provoca el aumento del agua, la luz y el gas. Y también, al dolarizar el valor del combustible aumenta el flete y eso también provoca incrementos en los costos internos de los comercios que tienen que traer mercadería de Buenos Aires, por ejemplo”, añadió.

Como conclusión, consideró que hay dos grandes factores que aplastan al comerciante: la baja de consumo, por reducción de salarios y por otro lado la dolarización de la economía, con aumento de los costos fijos. “Esto provoca un cuello de botella en los comercios que hacen imposible seguir subsistiendo”, indicó.

Nota relacionada 

Cierre de comercios: “Nación está haciendo un gran esfuerzo para mejorar la situación”, dijo el coordinador del Plan Belgrano

Compartir