Estudios de Suelo: Desde el Instituto Fuentes Godo asisten a productores del Chaco

Un equipo de investigadores del Instituto Agrotécnico “Pedro M. Fuentes Godo” de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE, sigue de cerca el estado de los suelos productivos del Chaco, evaluando anualmente distintas regiones de la geografía provincial.

Estudios de suelos.

En la producción agropecuaria uno de los recursos utilizados con mayor intensidad es el suelo. Se lo utiliza como fuente de nutrientes y agua, y es el sostén de las plantas. En los últimos años los sistemas de producción marcan una tendencia con el objetivo de preservar el suelo, incorporando tecnologías para aumentar la materia orgánica, disminuir la erosión, cosechar agua en el perfil y conservar la biodiversidad.

Estas tecnologías son utilizadas en los suelos de la pampa húmeda, pero queda el interrogante si en nuestro ambiente (clima, suelos, biodiversidad) estas tienen el mismo impacto. La producción afecta las funciones del ecosistema, alterando sus características biológicas, químicas y físicas.

Cuando esto ocurre, el efecto es similar a la caída secuencial y progresiva de fichas de dominó en fila, se alteran los componentes que aseguran el funcionamiento sustentable del agroecosistema.

Como representantes del equipo de trabajo las ingenieras agrónomas María Castelán (directora del proyecto) y Cristina Esther Sotelo (integrante), explican que el trabajo que se realiza no hace más que seguir los lineamientos fundacionales del instituto, “apostar a la conservación y uso sustentable del suelo”.

El aporte es concreto, acercar al productor una información detallada en base a determinados análisis que le permite saber si la práctica agrícola que realizan en sus predios es la adecuada. Por ello es necesario monitorear algunos parámetros de sostenibilidad, tanto para las producciones agrícolas como para las silvopastoriles, siendo un requisito poder evaluar la evolución del sistema a través del tiempo y comprender el efecto antrópico sobre los mismos.

Indicadores de Calidad. Se plantea la necesidad de observar los suelos para conocer cuál es su tendencia y entre las herramientas disponibles para tal fin está el empleo de indicadores de calidad de suelo.

Estos permitirían expresar la condición actual o estado del recurso y su tendencia, la que será positiva o negativa dependiendo de una condición de referencia. Se definen a los indicadores como aquellas propiedades edáficas con mayor sensibilidad a los cambios en las funciones del suelo.

Las propiedades a las que se hace mención no son universales, sino que difieren según el objetivo de manejo, tipo de suelo, clima y ecosistema evaluado, involucrando la fracción viva de la materia orgánica, que funciona en el ambiente físico-químico y por la numerosa y compleja comunidad de organismos que lo habitan.

Los indicadores biológicos son importantes ya que son sensibles y evidencian los cambios que se producen en el suelo debido al manejo. Por lo tanto, son de gran utilidad para evaluar la condición del suelo y podrían constituir una señal temprana y sensible para estimar la calidad edáfica, incluso antes que las propiedades físicas y químicas.

Método de Trabajo

Las tomas de muestras en terreno son anuales y generalmente en los meses de otoño. El trabajo se realiza de forma asociada con la Dirección de Suelo y Agua Rural de la Provincia del Chaco. Ya se han evaluado parcelas productivas en la región oeste de la provincia y ahora los estudios están por centrarse en el norte. Los estudios se realizan desde el 2013, oportunidad en que se evaluó el suelo teniendo en cuenta su utilidad agrícola en comparación con el monte. Actualmente se estudian suelos sometidos a la actividad silvopastoril. Al estudiar los parámetros físicos, analizan lo relacionado a la densidad aparente, compactación del suelo e infiltración.

Con el análisis químico de la muestra se pone atención en el comportamiento de los nutrientes del suelo. En este caso se indaga la presencia y cantidad de elementos como: nitrógeno, fósforo, calcio, magnesio y potasio. En los casos estudiados, las alteraciones en este aspecto no son marcadas. No sucede lo mismo con la Materia Orgánica del suelo.

En observaciones mencionadas se observó una disminución de la misma con respecto a las áreas sin agricultura. Esto significa que cuando el stock de carbono es alto el suelo está en mejores condiciones, tiene más nutrientes y puede retener más humedad.

Entre las variables biológicas evaluadas, el contenido de glomalina y la actividad respiratoria del suelo, marcaron cambios en los distintos manejos. ¿Porqué son importantes encontrar estas variables?, lo explica la ingeniera Sotelo.

“El suelo no es inerte, además de su parte física y química es importante evaluar su aspecto biológico que se ve afectado con los cambios de uso que soporta. Si la práctica agrícola produce materia orgánica (residuos de cosechas, cultivos de servicio, etc.) puede contribuir a mantener el nivel de salud del suelo. Ahora bien, esto no siempre se da y de ahí la necesidad de contar con indicadores que aporten mayor información de la dinámica de vida del suelo”.

¿Cómo trabaja un indicador para que sea útil? “Si se está realizando una práctica agrícola inapropiada, el indicador tiene que informar de manera rápida la necesidad de realizar cambios en la forma de manejar ese lote”.

Los investigadores están ajustando esas variables para que den la utilidad deseada. Algunas de ellas son: densidad aparente; pH; materia orgánica, actividad biológica del suelo y contenido de glomalina.

El equipo de trabajo del Agrotécnico y de la Dirección de Suelos está conformado por ingenieros agrónomos y una bioquímica además de los técnicos de laboratorio y de campo. Todos coinciden en señalar que “los estudios y el trabajo junto a los productores están orientados a tener una producción sustentable, para lo cual es necesario tener información, ya que en base a ella se podrán tomar las decisiones más acertadas”.

Es importante desarrollar una visión integral de la agrobiodiversidad para el manejo de agroecosistemas sustentables. Los resultados servirán para aportar al conocimiento sobre el uso sustentable del recurso suelo y reunir las variables que indiquen el deterioro de los ecosistemas agrícolas. Esto mejorará la producción vegetal y el uso de los suelos disminuyendo la degradación ambiental en sistemas productivos.

Compartir