Pensar en grande para no repetir la historia

Pensar la memoria, luchar por la verdad y defender la justicia es la tarea que nos deja la historia a todos los argentinos. Hoy 24 de marzo, recordamos el inicio del período más oscuro de nuestro país, donde un grupo de genocidas destruyó el futuro de miles de personas dejando una herida que marcará por siempre al pueblo argentino.

Sebastián Benítez Molas.

Por Sebastián Benítez Molas *

30 mil desaparecidos, Videla, Viola, Galtieri y Bignone, Argentina campeón mundial en el ´78 mientras decenas de personas desaparecían, la visita de Juan Pablo II, 340 centros clandestinos de detención, la Guerra de Malvinas, 490 bebés separados de sus padres.

Una deuda externa de más de 110 millones de pesos que acumuló una inflación de 517.000 por ciento, el aumento de la pobreza en un 37,4 por ciento y deudas estatizadas a empresas privadas, entre ellas a las del Grupo Macri.

Éstos fueron solo algunos sucesos que nos remontan a esos tiempos difíciles, que tiene una herencia que aún nos sigue pesando ya que muchos artistas tuvieron que exiliarse y cientos de obras literarias y musicales fueron censuradas.

En 1977, “Un elefante ocupa mucho espacio”, el libro de Elsa Bornemann, fue prohibido por decreto en la Argentina, junto a otras literaturas infantiles. El libro cuenta la historia de Víctor, un elefante de circo que se había decidido a pensar “en elefante”. Esto es, a tener una idea tan enorme como su cuerpo, se había decidido a “pensar en grande”. Este “peligroso” libro relata una huelga de animales y fue censurado en una clara muestra de violencia institucional y silenciamiento político.

Por ello debemos “pensar en grande”, recurrir a la memoria y establecerla como herramienta social para defender la verdad y la justicia, valores fundamentales para no repetir el proceso que han vivido nuestros antepasados: una represión dictatorial.

En un momento en el que el país atraviesa una crisis que conjuga lo económico, político y social que afecta a los más débiles, la memoria invita a pensar y a luchar por los derechos de todos, defendiendo la paz y la justicia social, pilares fundamentales de la democracia.
Más allá de las expresiones de nuestra sociedad, en actos y movilizaciones, cada día la memoria debe ser pensada y reflexionada para no repetir la historia, buscando opciones democráticas que salven al pueblo.

Nuestro deber es dejarles a las generaciones futuras, no solo el legado histórico sino el valor de la lucha, para no repetir los errores que se cobraron 30 mil almas.

 

(*) Secretario de Cultura y Desarrollo Social de la Municipalidad de Resistencia

Compartir