Como terapia de rehabilitación, la natación no tiene cobertura del InSSSeP

Así lo confirmó un fallo de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial al revocar una acción de amparo que había ordenado a la obra social provincial cubrir las sesiones de rehabilitación del hijo de 7 años de un afiliado que presenta una discapacidad. La sentencia advierte que esa prestación no está comprendida en la ley y que tampoco se justificó la necesidad del tratamiento

Foto: ilustración

La Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Resistencia revocó un fallo de primera instancia que había ordenado al InSSSeP cubrir el ciento por ciento del canon mensual de natación para la rehabilitación del hijo de un afiliado. Se trata de una acción de amparo en la que el magistrado había considerado que el derecho a la salud y, además, al tratarse de un niño con discapacidad, estaba por encima de las coberturas mínimas que garantiza el Estado, ya que el nomenclador del InSSSeP no contempla a la actividad de la natación como prestación. Sin embargo, la medida ahora fue revertida.

La sentencia, a la que tuvo acceso CHACODIAPORDIA.COM, fue dictada el 21 de febrero pasado y lleva las firmas de los camaristas Diego Derewicki y María Marta Alonso de Martina. En sus fundamentos, le dieron la razón al InSSSeP y, en una interpretación restrictiva de la ley Nº 24.901, sostuvieron que “no contempla la actividad física requerida (natación) como prestación básica en materia de rehabilitación integral a favor de una persona con discapacidad”.

“No surgiendo de las previsiones legales la cobertura de la actividad objeto de la pretensión amparista, no puede esta jurisdicción admitir su procedencia en perjuicio de los demás sujetos que componen el sistema atento la solidaridad social que rige la actividad del organismo accionado”, señala el fallo.

“No obstante que el afiliado frente a la obra social tiene derechos exigibles en materia de salud vinculados a la atención médica y/o tratamientos que pueda requerir para sí mismo y/o los miembros de su familia, no puede pretender -sin embargo- un reconocimiento total de cobertura de una prestación que está fuera de su organización, prestación y/o sistema. A menos que demuestre circunstancias excepcionales que justifiquen tal pretensión, lo que en el caso en análisis no ha ocurrido”, recalcaron, y subrayaron que “no resultó demostrada la necesidad y/o urgencia de que T.J.R. realice la actividad física requerida -natación- para propiciar la mejoría en el tratamiento de la patología que lo aqueja”.

Lo que dijo la Corte

Con respecto al derecho a la integración educación, laboral, familiar y social de la persona que sufre discapacidad, los camaristas citaron textualmente un fallo de la Corte Suprema que consigna que “…ni las leyes 22.431 y 24.901 que lo consagran, ni el decreto reglamentario de esta última -1193/1998- como tampoco la resolución 428/1999 del Ministerio de Salud (nomenclador) exigen la provisión de prestaciones de índole deportivo o recreacionales como las reclamadas en la causa por lo que la resolución 1126/2004 de la obra social demandada que adopta idéntico criterio no merece reproche alguno”, lo que mutatis mutandis resulta aplicable al caso que se juzga.

Los magistrados consideraron, ese contexto, que en el caso no se verificó que, al denegar la cobertura, la obra social estatal “haya exhibido una conducta arbitraria o ilegítima con respecto a la atención prestacional del mismo por cuanto no surge de las previsiones normativas la cobertura de la actividad objeto de la pretensión amparista, ni se ha demostrado en forma idónea la necesidad para su tratamiento específico como terapia de rehabilitación cuya cobertura se impondría por mandato constitucional federal (arts. 42 y 75, inciso 23, Constitución Nacional) y local (arts. 35 y 36 de la Constitución Provincial) y normas convencionales ya mencionadas”.

 

Compartir