Lavado II: la Cámara Federal rechazó la recusación del empresario Fischer contra la jueza Niremperger

El abogado Fischer al llegar al Juzgado Federal.

La solicitud de recusación planteada por Alejandro Fischer, contra la jueza federal  Zunilda Niremperger, surgió a raíz de actos que el procesado y su defensa entiende como “irregulares” y que tienen que ver con la negativa de la magistrada ante su pedido de prisión domiciliaria por cuestiones de salud. Puntualmente, en la solicitud de apartamiento inmediato planteado ante la jueza de Cámara María Cristina Denogens, aludieron a las causales previstas en los incisos 10 y 11 del art. 55 del Código de rito, considerando la oportunidad procesal pertinente para efectuar el planteo, por encontrarse “en riesgo su salud y su propia vida”.

Uno de los fundamentos del pedido de recusación fue que “por cuestiones de caballerosidad, familiares y personales, había optado por no efectuar este planteo en otra oportunidad procesal, aspirando a que la señora Jueza actuara acorde a la ley, alegando viejos resentimientos personales”, situación que había hecho público en declaraciones radiales el 13 de febrero, desde el Penal de Ezeiza.

Fischer padece de un cáncer de garganta y fue intervenido quirúrgicamente. Luego de la operación llegó el pedido de otorgamiento de la prisión domiciliaria aludiendo a la necesidad de un ambiente apto para su recuperación, pero le fue denegada.

Ahora, la resolución sobre el planteo de recusación sostiene en sus considerandos que el argumento del pedido de Fischer alude, por ejemplo, al art. 4º de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas, que plantea que juzgamiento, en caso de delitos graves, deberá ser de la competencia Tribunales colegiados y, en caso de tratarse de delitos leves, podrán serlo de Tribunales unipersonales. Recalca que a partir de una reforma incorporada a por nota suscripta por el ministro Germán Garavano al Senado, ya no es indispensable que la resolución de los recursos pase a un tribunal letrado sino que pueden resolverse ya no s decisiones en forma unipersonal. “(…)En tal inteligencia, no procede hacer lugar a lo peticionado”, sostiene.

Considera también que argumentar cuestiones del pasado y que pertenecen a su intimidad, “exponiendo opiniones subjetivas”, resultan comprensibles pero no autorizan a dudar de la jueza Niremperger, que además en su informe “niega expresamente estar incursa en la causal alegada”. Por otra parte, sostiene que “la actuación de la Magistrada en el marco de la causa no indica la exposición de criterios irracionales o irregulares acerca del imputado, ni evidencian en su actuación un comportamiento que frustre el debido ejercicio de derechos y de garantías de raigambre constitucional reconocidas al imputado”.

Fischer, ex apoderado de la Fundación Construir –una “usina de ideas” del radicalismo local- y jefe de campaña de la actual diputada nacional por Cambiemos, Aída Ayala, se encuentra detenido desde el 20 de marzo de 2018 y procesado por el presunto delito de lavado de activos agravado por habitualidad en el marco de la causa conocida como Lavado II en la que se investiga el desvío de fondos municipales.

Compartir