La crisis golpea al comercio minorista y crecen los cierres en áreas urbanas

La recesión golpea indistintamente a todos los rubros y una clara muestra es el cierre de comercios minoristas, en escalada constante desde hace meses y que ahora parece alcanzar un pico desesperante. La debacle del poder adquisitivo que la recesión trae aparejada (entre otras cosas) inevitablemente golpea en ese rubro, muy atado al nivel de consumo.

Aumentan los cierres de comercios.

El Grupo de Conciencia Mariano Moreno (GCMM) advirtió que de los 28 mil cierres de comercios que se habían producido hasta diciembre de 2018 a nivel nacional, desde enero, sólo en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba) “se bajan 90 persianas por día”.

Es que la debacle del poder adquisitivo que la recesión trae aparejada (entre otras cosas) inevitablemente golpea en ese rubro, muy atado al nivel de consumo. Se multiplican las noticias que indican una baja en la venta de elementos básicos como los alimentos, a lo que se agregan otros como textil, vehículos, entretenimiento, entre otros.

Rosario, que suele acompañar suele acompañar el humor económico nacional, no es excepción sino más bien caso testigo de este escenario crítico.

En medio de publicaciones de cifras negativas de la actividad económica por parte del municipio para los últimos meses de 2018, este 2019 se abrió con numerosos cierres de locales y una situación asfixiante para estos pequeños y medianos empresarios de la ciudad.

“No es ni más ni menos de lo que veníamos reiterando, analizando lo que podía ocurrir. Se van vaciando locales, vencen contratos, y cuando se pondera entre los costos que tienen que abonar para seguir y la baja rentabilidad que han tenido, definen que no da para seguir” explicó a Conclusión el titular de Asociación Empresaria de Rosario, Ricardo Diab.

Y agregó: “Otros todavía no han culminado su contrato pero ven que su circunstancia no da para más, quizás aprovecharon el último movimiento de diciembre para hacer algo de efectivo, porque 2018 fue, de punta a punta, negativo en cuanto a ventas, y esto ha diezmado a pequeños comercios que no tienen espalda financiera”.

En el mismo sentido, según la ONG Defendamos Buenos Aires aseguró que en la capital del país se cierran 82 locales por día.

Por otra parte, desde la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (Ukra) aseguran que en los próximos seis meses “cerrarán 5.000 kioscos más”, sumando una crisis que repercute “en efecto dominó” a los distribuidores mayoristas y las pequeña fábricas abastecedoras, según publicó Página12.

La preocupación se expande también a otra variable que viene en serio detrimento y es el nivel de empleo, ya que el comercio minorista es uno de los principales aportantes en cuanto a mano de obra intensiva.

VIApagina12.com.ar
Compartir