¿Para qué quiere Macri la reelección?

A solo seis meses de las elecciones primarias, si el Presidente posee realmente un antídoto real y muy efectivo para uno o varios de los males que padece la economía, el momento de utilizarlo es ahora.

Walter Graziano, economista.

Por Walter Graziano

Los argentinos solemos pensar que los políticos están sentados a sus sillones con un potente pegamento. Y es muy probable que no nos equivoquemos. Sin embargo, el presidente Macri convenció a buena parte de la población en el 2015 de que su caso era distinto.

¿Cómo piensa el votante medio de Cambiemos? Piensa que al provenir Macri de una familia rica y trabajar por hobby en puestos como la presidencia de Boca Jrs., ahora también se dedica full-time a la del país con la intención de mejorar las cosas. Y si no pudo hasta el momento arrojar buenos resultados es solo porque recibió una pesada herencia y sufrió una serie de contratiempos en su mandato.

Pero seguramente con una reelección las cosas van a empezar a mejorar visiblemente, por lo que la actual crisis económica pasará al olvido. Es solo cuestión de tiempo. Así piensa un votante de Cambiemos. Pero… ¿es realmente solo cuestión de tiempo?

Veamos, el Presidente no se encuentra en las encuestas electorales en una situación ni cómoda ni holgada. Ningún sondeo lo ha dado hasta el momento como un seguro ganador y lo acecha de manera notoria una potencial unión de Cristina Kirchner con el peronismo federal, lo que lo pondría en clarísima desventaja imposible de remontar.

Y aún cuando esa unión no se verificara, tampoco es claro cual va a ser el resultado ni de la primera vuelta ni de la segunda vuelta electoral. Digámoslo claramente, una segunda presidencia de Mauricio Macri está ahora en una nebulosa. Y en una nebulosa bastante oscura e impenetrable.

Por lo tanto, cabe pensar que a solo seis meses de las elecciones primarias, si Mauricio Macri posee realmente un antídoto real y muy efectivo para uno o varios de los males que padece la economía, el momento de utilizarlo es ahora. Y es clarísimo que es así: si hay que lanzar una bomba nuclear al enemigo electoral, el momento de hacerlo es meses antes de las elecciones, o sea, antes de que la guerra termine.

Una vez terminada la guerra, es tarde. Por lo tanto, es necesario preguntarse: ¿Qué nos tiene preparado Macri para un eventual segundo mandato?

La agenda extraeconómica luce muy vacía de contenido. Y la económica… es un verdadero enigma. Lo que es clarísimo es que el presidente no posee en la galera un plan estabilizador y reactivante de recambio listo para usar y ganar de principio a fin las elecciones.
Por lo tanto, si gana, no cabe tampoco esperar grandes novedades ni anuncios desde el 10 de diciembre próximo en adelante. De tal forma que la economía seguiría librada a su rumbo inercial tanto ahora como después de las elecciones. ¿Y cuál es ese rumbo inercial?

Las autoridades se han esmerado en vender el argumento de que la economía va a salir sola de la recesión y que hacia fines de 2019 estaremos de nuevo con una tasa de empleo creciendo con renovados bríos, con la demanda del consumidor volviendo a resplandecer y con el crédito aflorando desde el sistema financiero a empresas y particulares para que inviertan, gasten y consuman. Pero aquí cabe hacerse una gran pregunta. Y esa pregunta es: ¿por qué?

Se habla en forma confusa del efecto multiplicador de una buena cosecha y de un posible “boom” en materia energética, sobre todo de producción de gas. Pues bien, lo primero, aún produciéndose una muy buena cosecha de granos no se traduce nunca en un incentivo ni para la industria ni para el sector servicios ni para los salarios ni para el consumo ni para el empleo.

Y lo segundo no es dudoso, sino totalmente engañoso. Ocurre que la producción de gas natural en 2018 fue apenas superior a la de 2017 y ello se manifestó gracias a la instauración de suculentos subsidios a la producción de Vaca Muerta que hacen que el precio del gas haya sido sostenido por el Estado supuestamente no intervencionista de Macri en u$s7,5 por millón de BTU, por decisión de este Gobierno muy superior a lo que vale en el mercado internacional, lo que hizo que las empresas de esa zona neuquina produjeran mucho más de lo que habían proyectado.

Y las previsiones para 2019 no son de una producción muy superior a las de 2018, con un subsidio decreciente, un precio por millón de BTU inferior al de 2018 y previsiones mucho más cautas por parte de las empresas ante el conflicto vivido con el Gobierno que precipitó la renuncia de Iguacel.

No, el boom energético es un verdadero “cuento chino” al menos hasta que haya inversiones en puertos, extracción, transporte y distribución muy superiores a las que han ocurrido hasta el momento. Y las mismas no van a estar efectivamente disponibles ni en 2019, ni en 2020 ni en 2021. O sea, durante todo el hipotético segundo mandato de Macri.

Por lo tanto, sin efecto multiplicador de una buena cosecha y con el “cuento chino” del boom energético, ¿de donde diablos debería provenir una buena reactivación como para olvidar el mal momento actual? Algunas fuentes del Gobierno macrista esperan una reactiva- ción “cíclica”. Cuando se les pregunta a que ciclo se refieren vuelven a manifestar “cíclica”, como si la palabra encerrara magia productiva con solo pronunciarla. ¿Cíclica? ¿En serio cíclica?
Pues bien, veamos en qué estado están los grandes rubros productivos: la inversión a mediano plazo no puede recuperarse de manera notable en un contexto en el que las altas tasas de interés serán prohibitivas aun cuando el BCRA siga –lo que es dudoso, por decir poco– a paso firme con un rumbo descendente. Y el propio mercado interno se encuentra en una situación de amarreta austeridad más férrea que nunca.

En tal contexto, un boom inversor solo puede producirse con un dólar muy alto atendiendo demanda externa, lo que supondría un “boom” exportador. Pero las exportaciones tampoco pueden subir demasiado en un contexto en el cual se coquetea cada vez más con el atraso cambiario y encima se generalizan retenciones a la exportación, como se lo ha hecho recientemente.

Ni la inversión ni las exportaciones pueden originar una reactivación sensible. ¿Y el gasto público? No, ni la inversión pública ni el consumo público podrán tirar del carro este año, condenados a contraerse por el acuerdo con el FMI. Por lo tanto ni la inversión, ni las exportaciones ni el gasto público tirarán del carro en 2019.

Solo queda entonces el consumo privado. Pero en una situación de descenso en los salarios reales dado que las paritarias no recuperarán el total de la inflación de 2018, de tarifas públicas en mayor alza que el salario, de expulsión de trabajadores del estado, de endeble demanda laboral por parte de las empresas privadas dado la esperable chatura de la inversión, las exportaciones y el gasto público, y de una balanza de pagos que ajusta achicando el déficit de manera automática, tampoco el consumo privado puede tirar del carro. Es como que dos más dos es cuatro. ¿De dónde se piensa entonces que podemos ir a una reactivación cíclica?

Librada la economía a sus propias fuerzas, ninguno de los cuatro componentes del PBI puede deparar sorpresas demasiado gratas en 2019. La única reactivación puede ser un espejismo estadístico merced a comparar cifras este año tan bajas como las que hubo desde abril–mayo de 2018. Pero reactivación… nada por aquí, nada por allá, ningún conejo sale de la galera. La pregunta es más urticante que nunca entonces.

¿Para qué quiere la reelección el presidente Macri? Si no tiene ningún as bajo la manga, como luce patéticamente al no aplicar ahora un plan con chances de éxito, y tampoco puede manejar las riendas de una reactivación cíclica. Puede parecer un misterio mayor que el de los OVNIS o el Triángulo de las Bermudas, pero hay que formularlo: ¿Para qué quiere ser reelecto el presidente Macri?

 

VIAPublicadoen en ambito.com
Compartir