Personas en situación de calle: Municipio, la Pastoral Social y ONGs trabajarán en conjunto

El intendente Jorge Capitanich se reunió en la mañana de este jueves, en la Parroquia María Auxiliadora, con integrantes de la Pastoral Social y de la Obra Salesiana del Colegio Don Bosco; docentes, egresados y alumnos del Instituto Paulo Freire; e integrantes del Grupo Juvenil Activemos, con quienes abordó el programa de contención social que se realiza de manera conjunto para atender a las personas en situación de calle.

Reunión en la Parroquia María Auxiliadora.

Tras la reunión, de la que participaron el secretario de Cultura, Sebastián Benítez Molas y el subsecretario de Inclusión Social, Hernán Knezovich, el intendente explicó que la problemática es muy grave en la ciudad y que “al amparo de ciertas decisiones desde el punto de vista económico y social, el problema se agudiza”.

“Es un tema, el de las personas en situación de calle, que se debe abordar de manera interdisciplinaria”, aseveró. Valoró que haya muchas instituciones que trabajen muy bien la temática, “con seriedad y vocación de servicio”, entre ellas del Instituto Paulo Freire, el Grupo Juvenil Activemos, el Colegio Don Bosco y distintas ONGs.

“Desde el municipio vamos a activar un programa operativo con metas, seguimiento y asignación de recursos para tener una épica de transformación de esta problemática”, aseveró el jefe comunal. Mencionó que se establecerá una agenda continua de trabajo con el objeto de cumplir “un gran sueño que apunta a resolver definitivamente este problema”.

Al respecto dijo que hay factores como las adicciones, u otras referidas a cuestiones sociales, que necesitan de toda la comunidad pero en especial de un rol activo del Estado. “Esto tiene que solucionarse desde lo más profundo del corazón de cada persona, sentir el dolor del otro, entender al otro y tratar de resolver el problema”, mencionó.

Trabajo desde el municipio
“Actualmente en la ciudad vemos un incremento de personas que viven en la calle como consecuencia de los niveles de pobreza e indigencia que golpean al país”, dijo por su parte Knezovich.

Explicó que el municipio lleva adelante un política de contención social para paliar esta situación y actualmente se atiende a cerca de 42 personas que están en la calle y desde el 2016 hasta la fecha permitió asistir a 70 personas que pudieron salir de esta situación a través de distintos mecanismos como la apertura de la casa Social Papa Francisco, los centros de contención de los barrios La Liguria y Villa Prosperidad, el trabajo coordinado con el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia a través de la casa Padre Mujica y el programa de restitución de lazos familiares para las personas que son de Resistencia.

El funcionario reconoció que hay casos que son difíciles de abordar, en especial por la problemática de adicciones y de violencia, donde, en algunos casos hay menores de por medio.

Compartir