El año pasado se deforestó en el Chaco una superficie equivalente a 46 mil canchas de fútbol

De acuerdo al informe anual realizado por Greenpeace, en el Chaco se deforestaron en 2018 casi 34 mil hectáreas, de las cuales 14.744 hectáreas eran bosques protegidos. Desde la sanción de la Ley de Bosques hasta fines de 2017, se deforestaron 2,6 millones de hectáreas en el país.

En su reporte anual sobre el estado de la deforestación en el norte argentino, la organización ambientalista Greenpeace reveló datos alarmantes. De acuerdo a las comparaciones realizadas por medio de imágenes satelitales, se comprobó que entre enero y diciembre de 2018, en el Chaco se deforestaron casi 34 mil hectáreas, una superficie equivalente a 46 mil veces el campo de juego del estadio de River Plate. De estas, más de 14 hectáreas eran de bosques protegidos.

Según datos oficiales, desde la sanción de la Ley de Bosques hasta fines de 2017 se deforestaron 2,6 millones de hectáreas en todo el país, de las cuales más de 840 mil eran bosques protegidos. De todos modos, cabe destacar que desde 2014 se registra una importante disminución de la deforestación.

En este sentido, Greenpeace señaló que el 80% de la deforestación se concentra en cuatro provincias del norte: Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco. Las principales causas de la pérdida de bosques son el avance de la frontera agropecuaria (soja transgénica y ganadería intensiva) y los incendios.

El informe revela, mediante la comparación de imágenes satelitales, que la superficie deforestada entre enero y diciembre de 2018 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco fue de 112.766 hectáreas.

Casi el 40% de la deforestación se produjo en bosques protegidos por la normativa (clasificados en las Categorías I – Rojo y II – Amarillo), alcanzando las 40.965 hectáreas (dos veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires).

Así, el desagregado por provincias es el siguiente:

– En Santiago del Estero se desmontaron 34.751 hectáreas, de las cuales 23.910 hectáreas eran bosques protegidos.

– En Chaco se deforestaron 33.972 hectáreas, de las cuales 14.744 hectáreas eran bosques protegidos.

– En Formosa se desmontaron 23.996 hectáreas, de las cuales 261 hectáreas eran bosques protegidos.

– En Salta se deforestaron 20.047 hectáreas, de las cuales 2.050 hectáreas eran bosques protegidos.

Desmontes prohibidos

Cabe recordar que luego de las serias observaciones que realizaron Greenpeace y otras organizaciones ambientalistas debido a la gran cantidad de hectáreas desmontadas en zonas prohibidas, el gobernador, Domingo Peppo, suspendió estas prácticas de manera preventiva. Dijo que convocará a las instituciones ecologistas para informar sobre las medidas que lleva adelante el gobierno en esta cuestión.

En diciembre de 2018 y enero de este 2019, Greenpeace hizo notar al gobierno de la provincia del Chaco la autorización de desmontes en categoría amarilla del ordenamiento. Desde la Subsecretaría de Recursos Naturales del Ministerio de Producción se explicó en distintos comunicados oficiales que los pedidos se trataban de solicitudes que iniciaban los particulares para revisar la categoría de conservación que le fue asignada por el ordenamiento territorial de bosques nativos, en base a la normativa vigente, entre ellas, la resolución 236/12 del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) y reglamentación específica de la provincia.

En base al proceso que se inició en el año 2012, se presentaron hasta la fecha 99 permisos, de los cuales se autorizaron 53 proyectos por un total de 33.675,81 hectáreas de cambio de uso de suelo. Todos estos permisos transitaron un proceso de evaluación técnica-ambiental por parte del estado y una instancia de participación ciudadana previa, hasta culminar con su aprobación.

La decisión del gobernador consiste en dejar sin efecto en forma definitiva las disposiciones 1103/12, 742/15 y 598/16 de la Subsecretaría de Recursos Naturales del Ministerio de Producción que permitían la posibilidad de que particulares presenten pedidos de cambio de categoría del ordenamiento territorial. Así, estos pedidos no podrán tramitarse más por ante el Estado provincial.

Se advierte que la medida no alcanza a los permisos de aprovechamiento forestal y silvopastoril, como tampoco a los proyectos de cambio de uso del suelo en categoría verde del ordenamiento territorial vigente, aprobado por la ley 6.409.

El decreto además, suspendió los efectos del Decreto 233/17 que dio inicio al proceso de actualización del ordenamiento territorial de la provincia hasta tanto no se evalúe las consideraciones aportadas por distintas ONGs.

Compartir