Destacan los beneficios de la ley nacional de inversiones en reforestación

El presidente del Instituto de Investigaciones Forestales y Agropecuarias de la provincia, Ariel Ybarra, se refirió a los beneficios a los que pueden acceder productores locales y explicó por qué la forestación es una alternativa productiva complementaria con otras actividades, a través de los sistemas de producción mixtos

Destacan los beneficios de la ley nacional de reforestación

El presidente del IIFA, Ariel Ybarra, destacó los beneficios a los que pueden acceder los productores locales en el marco de la Ley Nacional N° 25080 de Inversiones para Bosques Cultivados recientemente prorrogada en el Congreso de la Nación.

El titular del ente descentralizado del Ministerio de Producción aseguró que el objetivo del organismo estatal a su cargo es “promover actividades de forestación, reforestación y los tratamientos silvícolas para esas plantaciones” y explicó que dichas actividades que también “ayudan a mitigar los efectos del cambio climático, pueden complementarse con otras actividades productivas a través de los sistemas de producción mixtos”. En ese sentido, el presidente del IIFA remarcó: “Existe una política pública muy clara del Gobierno provincial, que busca mitigar los efectos del cambio climático pero que al mismo tiempo apunta atrabajar sobre modelos de producción sustentable, que en la provincia están identificados y se promueven”.

Señalando al modelo Foresto Ganadero, afirmó que “Chaco tiene un gran potencial en desarrollo ganadero, pero es necesario que el mismo se dé en modelos productivos sustentables y sostenibles, por lo que la producción de carne consociada con la producción de madera de cultivo de calidad logran una sinergia que potencia los resultados obtenidos. Ybarra definió como estratégica la decisión del Gobernador Domingo Peppo de tener funcionando un organismo como el IIFA, así como la decisión de fortalecerlo, darle espacio y el posicionamiento que tiene hoy, “porque otras provincias no cuentan con esta herramienta de acompañamiento a los productores”.

Asimismo explicó que “es muy distinta la situación” de Chaco, Formosa y Santiago del Estero por sus características similares, en comparación con la Mesopotamia, donde hay “otra escala de reforestación” con el cultivo de especies exóticas (pino y eucaliptus), “otra escala de industrias” que traccionan la demanda de madera para producción de papel y multilaminados y “un perfil de productores totalmente distinto”.

“En Chaco, al trabajar con una especie nativa, es distinto el ciclo de cultivo, el perfil de los productores y el destino de la madera producida”. aseguró Ybarra y destacó que la provincia cuenta con un total de “300 productores que tienen reforestaciones, y con la industria del algarrobo, que demanda el recurso en la zona que se considera la cuenca del algarrobo sobre la Ruta Nacional N°16 Bosques cultivados A través de la aplicación de la Ley de Bosques Cultivados y el asesoramiento y acompañamiento que se brinda desde IIFA, la provincia busca que el productor en el año 1 plante algarrobos y a partir del año 3 pueda incorporar pastura y ganadería, para terminar en un sistema Foresto Ganadero, produciendo madera en el largo plazo y carne en el corto y mediano.

Ybarra explicó que este esquema productivo “tiene beneficios para la producción de pasturas en excelentes condiciones, porque el algarrobo aporta nitrógeno al suelo, recupera suelos degradados (por ejemplo en ex chacras algodoneras), favorece el bienestar animal por la sombra que brindan los árboles haciendo las eficiente la conversión a carne y se encuadra en la tendencia de producción carbono neutro”. Acerca de esto último, el titular de IIFA explicó: “En la provincia la ganadería es una de las actividades que más contamina por emisión de gases y consecuentemente tiene una incidencia importante en lo que es cambio climático”. Teniendo en cuenta esto, “la reforestación es una de las actividades de mitigación a los efectos del cambio climático más eficientes y económicas, porque permite producir por un lado madera de cultivo y por el otro ganadería, capturando carbono. Otros modelos se producción mixta son los sistemas Foresto Agrícolas y los Foresto Apícolas”, concluyó La Ley Nacional, madera de cultivo y defensa de bosques nativos Acerca de la Ley Nacional que tiene al IIFA como organismo de aplicación a nivel provincial, Ybarra explicó que la misma “busca que se planten arboles que tengan algún destino maderable”, y en el caso de Chaco se promueve la reforestación con algarrobo “porque es una especie nativa adaptada a las características de la provincia (al tipo de suelo, clima, agua), se da naturalmente en todo el territorio y fundamentalmente porque tiene demanda comercial”.

El objetivo es que el productor chaqueño produzca “madera de cultivo”, cultivando lo que consumirá en un futuro. “Se siembran plantines de algarrobo que en 20 a 25 años darán madera de cultivo y calidad para la industria y de esa manera, indirectamente propiciará que disminuyamos progresivamente la presión que existe sobre nuestros bosques nativos” enfatizó Ybarra e insistió: “Lo que se busca es que a futuro consumamos sólo madera de cultivo y descomprimamos un poco lo que estamos sacando de nuestros bosques con el impacto que eso implica. Trabajamos en un cambio de paradigma, en el que el primer eslabón de la cadena forestal del algarrobo deje de ser el obrajero y pase a ser el forestador” señaló Ybarra.

Los beneficios de la Ley implican el pago a los productores para que lleven adelante plantaciones y sus tratamientos silvícolas. “IIFA hace el asesoramiento, acompañamiento en la provincia, motivando la actividad a través de nuestro organismo, donde trabajamos todo el año con capacitaciones y charlas para informar a los productores acerca de los beneficios de producir madera de cultivo, reforestando y complementando con otras actividades productivas en sistemas mixtos”, comentó el titular del IIFA.

Compartir