Barranqueras es el reservorio de Resistencia

Esta afirmación pertenece al Centro Nelson Mandela, que realizó y publicó en sus páginas un estudio sobre la situación.

Villa Monona, Barranqueras.

“El área metropolitana fue abatida por un temporal de lluvia y de descargas eléctricas como no se había visto desde 1994. El dato lo aportó el Servicio Meteorológico Nacional, que informó que en pocas horas llovió 224 milímetros, y tras él se montaron todos los gobernantes con responsabilidades en el tema”, afirman desde el Centro Nelson Mandela.

Agregan que ello “les vino como guante a medida y como excusa para esconder sus propios errores y desidias ante los miles de damnificados que hicieron tronar su bronca, no sólo porque vieron anegadas sus viviendas en las horas que duró el temporal que comenzó a las 19 del pasado 8 de enero, sino también porque 48 horas después no habían recibido prácticamente ninguna clase de asistencia y seguían con agua dentro de sus casas”.

Para el Centro Mandela, “Barranqueras sufrió los efectos extraordinarios de la situación de colapso que generó la copiosa lluvia, además de algunos barrios periféricos de la ciudad de Resistencia y la ciudad de Puerto Vilelas. Singularmente, el ejido de Barranqueras fue el reservorio donde se almacenó gran parte de las aguas caídas en Resistencia. Fue el patio trasero muy bajo donde los resistencianos derivamos las aguas de lluvia que todos los intendentes de Resistencia saben y que nunca intentaron resolver con obras estructurales, casi siempre seguido de los silencios de los intendentes de Barranqueras, aunque ahora Alicia Azula dijo un poco más que sus anteriores colegas”.

Compartir