La Secretaría de Derechos Humanos pide ser querellante en otra causa por gatillo fácil

Se trata del caso del suboficial de Drogas Peligrosas de la Policía del Chaco, Oscar Fernando Follmer, quién el 9 de agosto pasado mató de un tiro en la cabeza a Emanuel Fernández en un presunto intento de robo. Solicitan que la causa se derive a la Fiscalía de Derechos Humanos y se cambie la carátula.

Oscar Fernando Follmer, de 30 años, está acusado de homicidio agravado.

La Secretaría de Derechos Humanos del Chaco decidió intervenir en la causa penal por presunto gatillo fácil en la que se encuentra imputado el suboficial de Drogas Peligrosas de la Policía del Chaco, Oscar Fernando Follmer, acusado por el asesinato de Emanuel Benjamín Fernández, el pasado 9 de agosto, en un presunto intento de robo. Follmer se encuentra actualmente detenido con prisión preventiva.

A través de una presentación realizada el 29 de octubre, a la que tuvo acceso a CHACODIAPORDIA.COM, el organismo que conduce Juan Carlos Goya solicitó la inhibitoria de la Fiscalía Penal Nº 14 y que la competencia sea asumida por la Fiscalía en lo Penal Especial de Derechos Humanos, a cargo del fiscal Francisco Daniel Turraca, por considerar que el imputado es un funcionario público, más allá de que en el momento del hecho no se encontraba en cumplimiento de servicio activo. Cabe resaltar que el día de la presentación se había producido una movilización reclamando justicia por la muerte de la víctima.

Además, la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco pidió ser tenida como querellante particular y que se modifique la calificación de “homicidio agravado por el uso de arma” a “homicidio agravado por ser miembro de fuerza de seguridad” que prevé una condena de prisión perpetua.

El caso

El hecho tuvo lugar el 9 de agosto pasado, a las 21.30 horas, en Franklin al 3100 de Resistencia. El imputado declaró que se había defendido de un intento de robo en el cuál habrían participado al menos cuatro personas, entre ellas Fernández, a quién ultimó con un disparo de su arma reglamentaria. Sin embargo, para Kevin Nielsen, abogado de la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco, se estaría ante un caso de “ejecución extrajudicial”.

“Pese a no haber estado cumpliendo servicio activo, tenía estado policial, el arma reglamentaria fue provista por la Policía, y tenía que actuar de otra manera. Tenía que actuar como policía aún cuando el hecho fue cometido en su casa estando él descansando”, explicó Nielsen a este portal.

El abogado de la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco consideró, además, que aunque no se modifique la carátula de igual manera corresponde la competencia de la Fiscalía en lo Penal Especial de Derechos Humanos, “esto es una ejecución extrajudicial y por ende una violación de derechos humanos y la Fiscalía tiene que intervenir”.

En el curso de la investigación también se detectaron presuntas irregularidades con respecto a la aparición de un arma minutos después del hecho, lo que sería funcional a justificar una supuesta “legítima defensa” de Follmer; sin embargo, se sospecha que el arma habría sido “plantada” y así lo refirieron varios de los testigos. Además, de acuerdo a autopsia, la bala que mató a Benjamín Fernández ingresó por detrás de su cabeza lo cual no condice con la hipótesis de que el funcionario policial intentaba defenderse de un supuesto ataque.

 

Compartir