Falleció la niña wichi de 13 años cuyo bebé murió a las pocas horas de nacer

La pequeña de la comunidad wichí estaba internada en el Hospital Perrando en estado crítico y reservado. Afrontaba un cuadro de desnutrición crónica que se profundizó con el estado de gestación. Tuvo una falla multiorgánica y dejó de existir aproximadamente a las 15,30 horas.

Advierten en Salud sobre posibles casos de enfermedades respiratorias.

En horas de la tarde de este miércoles falleció la niña wichi que se encontraba internada en el Hospital Perrando, donde había llegado con un estado de gestación, que se sumó a un cuadro de desnutrición crónica.

En el último parte médico dado a conocer por Liliana Ensisa, del Programa de Salud del Adolescente, se hacía saber de “un estado muy crítico, con falla multiorgánica, con infección respiratoria grave”. Los pronósticos fueron en todo momento como de muy reservados.

La menor estaba acompañada por su padre y por una tía, menor de edad, que estuvieron a su lado desde el traslado del hospital del Bicentenario “General Güemes”  de Juan José Castelli.

El último informe de Liliana Ensisa

En declaraciones a CIUDAD TV, la coordinadora del Programa Provincial de Salud Integral en la Adolescencia, Liliana Ensisa, brindó  en horas de la mañana detalles sobre la situación de la joven de 13 años que ayer dio a luz a un bebé que murió a las pocas horas. Su estado era “muy grave” y con pronóstico reservado.

Ayer martes, la adolescente de 13 años había sido sometida a una cesárea de urgencia debido a que corría riesgo su vida y la del feto, debido al cuadro de neumonía, anemia y desnutrición que presentaba la paciente. El recién nacido murió a las pocas horas, tenía 30 semanas de gestación y pesaba 1,300 kilos. Sobre el estado de la adolescente, la médica Liliana Ensisa reveló que “sigue en estado reservado, crítico, muy grave, y las variaciones pueden ser hora a hora, el último parte es que se encuentra sumamente grave”.

Con respecto a la situación de la joven, quién convivía desde hace dos años con su pareja que hoy tiene 19, Ensisa advirtió que ante este tipo de casos “lo primero que suele pasar es que cuando toman contacto con el sistema educativo, desarrollo social o de salud, se les pone bajo algún método anticonceptivo, en el sentido de que esa sea su elección y el abordaje de saber si es que realmente están bajo su entera decisión para estar en pareja”. En el caso particular, la joven no se encuentra escolarizada por lo que tampoco tuvo la posibilidad de acceder a los contenidos de la Educación Sexual Integral (ESI) que prevé el Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia.

No obstante, la especialista en adolescencia consideró que “lo que uno técnicamente puede inferir es que a los 11 años uno no está con la absoluta decisión por más que sea de una autonomía creciente muy importante, pero casi seguro que uno no puede decidir llevar adelante una pareja con todo lo que significa el hecho de convivir con una persona que en este caso tiene pocos años de diferencia con ella, porque al momento de decidir él era también un adolescente menor de 17 años”.

Ensisa aclaró que “se respeta todo lo que los adolescentes dicen, pero esta situación de vulneración tan amplia de los derechos en donde una niña que no concurre a la escuela, probablemente todos los aspectos que tienen que ver con el acceso a una información adecuada llevan a esta situación”.

Excluídas del sistema

La coordinadora del Programa Provincial de Salud Integral en la Adolescencia reveló que también se dificultó comunicarse con la adolescente y su familia por la barrera del idioma. En ese contexto, reconoció que “es muy difícil poder trabajar con esto, porque estamos muy lejos de ese lugar y las dificultades de acceso geográfico y climático son muy importantes. No todo el año pero durante gran parte las lluvias impiden el acceso, incluso para ellos que están en determinados parajes porque los centros asistenciales les quedan a veces a 10, 15 o 20 kilómetros lo cual dificulta mucho el ingreso a algún tipo de sistema para que los proteja”.

Ensisa recalcó que “este es el caso que sale a la luz, que golpea a nivel nacional, provincial, pero hay muchos otros casos y nosotros lo sabemos, porque semanas anteriores, cuando hablábamos del plan ENIA, que viene como una bajada del Ministerio de Nación, trae con esto la aplicación de educación sexual integral en las escuelas, pero esta niña no estaba escolarizada”.

En ese sentido, la especialista advirtió que los recursos con los que cuentan son escasos y que se vuelve aún más complejo llegar a parajes ubicados zonas de El Impenetrable más allá de las ciudades de Juan José Castelli y Miraflores. “A partir de ahí, niños y niñas no concurren a la escuela o están muy lejos de los centros sanitarios y que falta un enorme trabajo no solo de salud sino de educación y desarrollo social porque si no, cualquier política va a fracasar, para poder llegar hace falta el recurso que no debe ser tan finito”, concluyó.

Compartir