Serios incidentes en La Plata cuando la policía desalojó una protesta de Astilleros

El centro de la ciudad Capital de la Provincia de Buenos Aires se convirtió en el mediodía de este martes en un campo de batalla, cuando la policía bonaerense reprimió una protesta de los trabajadores del Astillero Río Santiago. Un patrullero atropelló manifestantes. Hubo gases lacrimógenos, balas de goma y piedrazos. La ciudad fue un campo de batalla.

Imagen elocuente: un patrullero atropella a uno de los manifestantes.

Con gases lacrimógenos y balas de goma, la policía desalojó a los trabajadores que se habían apostado en la reja frente a Gobernación. Algunos habían trepado a la reja y amenazaban con ingresar.

Fuentes del gobierno aseguran que la policía actuó cuando los manifestantes intentaron romper las cadenas que aseguraban las rejas, cerradas como en cada protesta. “Intentaron forzar la reja y lanzaron piedras contra la gobernación”, explicaron. Algunas piedras impactaron en los vidrios de la Sala de Periodistas.

Los gases y los chorros de agua dispersaron de inmediato a los trabajadores del Astillero, pero la batalla campal se trasladó primero a varios puntos de la Plaza San Martín y luego a la calle 7 donde a lo largo de varias cuadras, la represión de las fuerzas policiales encontró resistencia de los trabajadores. En la represión incluso un patrullero embistió contra manifestantes.

La protesta no era una sorpresa. Desde ayer, los delegados del Astillero convocaban a los trabajadores a reunirse muy temprano en los portones del Astillero para luego marchar hacia La Plata.

Según fuentes oficiales, seis personas fueron detenidas y dos móviles fueron destrozados durante el enfrentamiento. Además, algunos empleados de la Gobernación debieron ser atendidos debido al nerviosismo de la situación. También, vehículos que se encontraban estacionados en los alrededores fueron afectados por el enfrentamiento.

La marcha tuvo momentos de extrema tensión. En la esquina de 7 y 49, un patrullero embistió a uno de los trabajadores. Es en ese contexto que varios manifestantes comenzaron a tirar piedras al automóvil y lo destrozaron.

Antes de la marcha hacia la Gobernación, los trabajadores habían cortado durante más de una hora el ingreso y egreso de La Plata por la autopista a Buenos Aires, y posteriormente se habían concentrado en la esquina de 7 y 50, pleno centro de la capital bonaerense.

La tensión entre el gobierno de María Eugenia Vidal y los trabajadores de Astilleros recrudeció tras la publicación de un informe en el programa Periodismo Para Todos. Allí, ministros del gobierno denunciaron todo tipo de irregularidades en el manejo del organismo, pero también admitieron que no tiene un plan para sacar adelante una empresa que consume 3.600 millones de pesos por año.

Horas después, el representante del gobierno en el Astillero, Daniel Capdevila, presentó ante la Justicia una denuncia contra Asociación Trabajadores del Estado (ATE) por “gravísimas maniobras” en perjuicio del Estado bonaerense. En el texto de la denuncia se enumeran desvíos de fondos en favor del gremio y contrataciones “injustificadamente onerosas” en perjuicio del Astillero.

VIAlapoliticaonline.com
Compartir