“El sistema de ómnibus de larga distancia está abandonado a su suerte”, sostuvo técnico de la UTN

El miembro del Centro de Estudios de Movilidad Sustentable de la UTN, Fernando Verdaguer, que colabora con con la empresa de micros Flechabus, subrayó las dificultades serias que atraviesa el sector, luego de la quita de subsidios y una competencia que consideran "inequitativa" de los vuelos low cost.

Terminal de Ómnibus de Retiro.

Distintos reclamos se alzan desde las empresas de transporte terrestre de pasajeros de larga de distancia por la difícil situación económica que atraviesan, producto de la quita de subsidios, la suba de los combustibles y de los gastos del sector, mientras sufren la nueva competencia de las aerolíneas low cost, en las rutas más comerciales como Córdoba o Iguazú.

En el aire de Radio 10, Fernando Verdaguer, integrante Centro de Estudios de Movilidad Sustentable de la UTN, expuso los principales problemas del sector, y abogó por una intervención del Gobierno, que genere nuevas reglas de juego para articular una complementaridad mejor entre distintos transportes, como aviones, trenes y micros de larga distancia.

“El problema es que el ómnibus de larga distancia está abandonado a su suerte. Y lo que se demanda es una mayor integración. Es difícil pasar de un esquema de subsidios a uno sin subsidios. No estamos siendo muy igualitarios con todos los medios de transporte”, sostuvo Verdaguer.

El referente de la UTN defendió el transporte terreste de pasajeros en Argentina, aseguró que los servicios de ómnibus son “muy seguros desde lo vial”, “poco contaminantes” y con tecnología equiparable a otros países desarrollados del mundo.

Explicó además que el servicio comunica localidades que de otro modo quedarían aisladas, por tratarse de servicios no demasiado rentables.

“Hacen falta reglas más claras para que el sector se pueda desenvolver mejor. Se construye la terminal de El Palomar cuando tenemos capacidad ociosa en Ezeiza y por otro lado tenemos la terminal de Retiro en un estado de abandono inaceptable, donde se castiga a los pasajeros que toman colectivos”, criticó.

“Se reclama una intervención más activa del Estado para que las empresas tengan rentabilidad suficiente. Hay trayectos con sobreoferta de servicios, y por tanto salen dos micros de empresas diferentes con la mitad de ómnibus vacío. Hace falta rediseñar esas políticas de transporte”, cerró.