Confirman la preventiva del policía que asesinó al joven Jesús Martínez

Así lo resolvió el juez de Garantías Nº2, Héctor Horacio Sandoval. Sin embargo, el magistrado modificó la imputación previa de la Fiscalía de Derechos Humanos contra el agente Luis Sánchez y lo calificó como “homicidio culposo”. Contrasta, así, con la hipótesis de que se trató de un caso de "gatillo fácil".

Familiares de Jesús Martínez piden justicia en las puertas de la sede de las Fiscalías (Foto: Diario 21)

En una audiencia realizada este jueves, el juez de Garantías Nº 2 de Resistencia, Héctor Horacio Sandoval, resolvió confirmar la prisión preventiva para el agente policial Luis Sánchez, acusado por el asesinato del joven Jesús Martínez ocurrido el 22 de octubre pasado en la ciudad de Barraqueras en medio de una persecución. Sin embargo, el magistrado decidió modificar la calificación de la imputación propuesta por la Fiscalía de Derechos Humanos, con la que coincidían las partes querellantes, de “homicidio agravado” a “homicidio culposo”, rechazando así, objetivamente, la hipótesis de que se trate de un caso de “gatillo fácil”, aunque aún no se dieron a conocer los fundamentos de la resolución.

La semana pasada, el juez Sandoval dedicó dos jornadas de audiencias para escuchar los fundamentos de las partes a favor y en contra del sostenimiento de la prisión preventiva.  La audiencia tuvo lugar este jueves en la sede del Juzgado de Garantías Nº 2 de Resistencia, de la que participaron el juez Sandoval, el defensor Ricardo Osuna; el fiscal especial en Derechos Humanos, Daniel Turraca, y, como querellantes, la presidenta del Comité Provincial contra la Tortura, Silvina Canteros; el abogado de la Secretaría de Derechos Humanos, Paulo Pereyra y el querellante particular Marcelino Leiva.

El caso

El agente Luis Alfredo Sánchez está acusado de haber fusilado con su arma 9 milímetros a Jesús Martínez, de 18 años, en el marco de una persecución por el supuesto robo de una moto el pasado domingo 22 de octubre en Barranqueras. Según la versión policial, el disparo se habría “escapado” en medio de un forcejeo cuando el agente Sánchez quiso evitar que el detenido le sustrajera su arma. En principio, la causa fue caratulada como “muerte dudosa”, pero con el correr de los días y la acumulación de pruebas el fiscal especial de Derechos Humanos, Daniel Turraca, lo imputó por “homicidio doblemente agravado” por ser cometido por un funcionario policial y dictó su prisión preventiva. A la par, se acusó al sargento Jorge Duré por “encubrimiento agravado”.

Sin embargo, la resolución del juez Sandoval parece dar por tierra con la hipótesis de que se trató de un caso de “gatillo fácil” y se consolida la versión de la defensa y la oficial de que se habría tratado de un “accidente”, de allí que la calificación penal del delito se haya modificado al de “homicidio culposo”.

No obstante, en contacto con CHACO DIA POR DIA.COM, el abogado de la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco, Paulo Pereyra, adelantó que al menos desde ese organismo apelarán la resolución del juez Sandoval ante la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional donde sostendrán la hipótesis de que se trata de un caso de “gatillo fácil”.

 

Compartir